Por Andrés Cortés
9 abril, 2018

Es más común de lo que se cree y el conocimiento sobre esta afección es nulo.

Amamantar a un bebé es uno de los procesos que forjan fuertemente los lazos de la madre con su hijo, en donde además de entregar todos los nutrientes a través de la leche materna, el apego entre ambos aumenta a niveles increíbles. Pero, ¿qué ocurre cuando aquella leche se transforma en sangre? Eso le ocurrió a una mujer de Australia y aquí nos revela el raro pero común padecimiento.

Tanya Knox compartió una chocante imagen en una página de Facebook con el fin de compartir su historia y, luego de visitar un médico, entender y explicar por qué su leche materna era literalmente roja.

Facebook The Milk Meg

A cualquier persona le sorprendería ver leche roja. Pero el hecho de que sea leche materna lo hace aún más aterrador. Como vemos en la imagen, su similitud con la sangre es mucha. Jamás imaginaríamos que su color se debe precisamente a eso, tiene sangre.

Y todo esto se debe a un padecimiento que ocurre más de lo imaginado pero es muy desconocido: su nombre es mastitis.

Facebook The Milk Meg

La mastitis es una afección que causa que el tejido mamario se vuelva doloroso e inflamado, generándose con mayor probabilidad en las mujeres que amamantan.

Algunos de los síntomas de este padecimiento son:

-Áreas rojas o hinchadas en el pecho, que podrían provocar calor y dolor al tacto.

-Bultos o durezas en el pecho.

-Dolor ardiente cuando se amamanta.

-Síntomas parecidos a la gripe.

Leche materna roja o rosada.

-Secreción del pezón, que puede ser blanca o contener vetas de sangre.

Y esto es exactamente lo que estaba sufriendo Tanya. “Fue bastante confuso. Pude sentir que la mastitis comenzaba a aparecer y mi leche de repente se volvió realmente sangrienta“, contó para el sitio MamaMia.

Facebook The Milk Meg

Lo que le ocurrió a Tanya fue que tenía un coágulo de sangre, lo cual contaminaba la leche debido a la mastitis que sufría. Debido a esto la leche que proporcionaba estaba completamente teñida de rojo.

Y su coágulo tenía el tamaño de una moneda.

Facebook The Milk Meg

A pesar de la aterradora apariencia, el medio británico Metro asegura que no hay problema en que los bebés consuman la leche teñida con sangre de coágulo.

Recordemos que Tanya compartió estas imágenes para crear consciencia sobre la mastitis, así también para tranquilizar a las madres que puedan llegar a sufrir de sangre rojiza mientras amamantan.

Facebook The Milk Meg

.

Puede interesarte