Ella pensaba que como su mamá también las había tenido así, era algo hereditario. Pero luego descubrió que era parte de una terrible enfermedad por la que su madre había muerto.

El cuerpo es todo un mundo. Cuando algo va mal, o hay algún tipo de desequilibrio, suelen aparecer distintos síntomas que lo manifiestan… algo así como una especie de advertencia que nos recuerda que debemos acudir a un médico para salir de las dudas. Y aunque la mayoría de las veces de seguro no se tratará de algo grave, siempre es mejor prevenir que lamentar.

Así aprendió Jean Taylor, una mujer de 53 años que un día descubrió que tenía sus uñas curvas, pero no le dio demasiada importancia, pues su madre también las había tenido así y pensó que solo se trataba de algún tipo herencia.

Sin embargo, su hija Stephanie se alarmó tanto con el aspecto, que la motivó a acudir a un doctor.

Kennedy News and Media

«Mi hija es la reina de Google, y cuando buscó qué podía ser, lo primero que apareció en grandes letras en negrita fue cáncer. Me sentí ridícula yendo al médico por una uña curva. Solo pensé que estaba perdiendo el tiempo» comentó Jean.

Pero lejos de perder el tiempo, estaba salvando su vida.

Apenas la revisó un médico, le pidió análisis de sangre y radiografías de tórax el mismo día. Y en solo 3 semanas, se sometió a una tomografía computarizada, una tomografía por emisión de positrones (TEP), una resonancia magnética, pruebas de respiración, un escáner cardíaco y una biopsia.

Kennedy News and Media

El resultado: cáncer en ambos pulmones. (Su madre había muerto por esa causa también).

Jean tenía un tumor en cada pulmón del tamaño de una pelota de golf, y por ahora está preparando su cuerpo para someterse a cirugía y extirparlos, pues, afortunadamente fue diagnosticada a tiempo y su cáncer solo estaba en la primera etapa.

Kennedy News and Media

¿Pero qué relación tienen las uñas con el cáncer de pulmón?

De acuerdo a los científicos, se cree que los tumores producen ciertos químicos y hormonas que desencadenan una acumulación de fluidos al final de los dedos, lo que generaría cambios en su apariencia y la curvación de las uñas. Sin embargo, según Cancer Research UK, este suele ser un síntoma que pasa desapercibido.

Kennedy News and Media

Y por eso mismo Jean se animó a contar su historia a través de sus redes sociales, para alertar a otras personas a tomar precauciones y visitar a su médico en caso de ser necesario. Además incentivó a quienes hacen manicure para que se instruyan y puedan orientar a sus clientes a buscar diagnóstico en caso de verles uñas curvas.

Puede interesarte