Sin embargo, su marido ha decidido quedarse junto a ella.

Ida Deslandes no supo cómo quedó su rostro hasta cinco semanas después de la cirugía. Cuando finalmente vio su reflejó, quedó absolutamente «devastada». La mujer canadiense de 58 años, madre de dos hijos, se liberó del cáncer que la afectaba, pero a un precio muy alto.

Tras la intervención, se vio forzada a respirar a través de un agujero arriba de su ojo derecho. Los doctores tuvieron que remover su nariz debido a la enfermedad en grado 4.

youcaring.com/idadeslandesguarascia-1104727

Durante la operación también perdió el ojo y no fue advertida que iba a despertar sin su nariz. Algunos amigos ni siquiera comen cerca de ella porque «su cara los hace sentir enfermos».

El sueño de esta pensionada es volver a tener su rostro devuelta y mirar a su marido para darle las gracias de quedarse junto a ella. «Randy conoció una mujer fuerte en el 2000 y terminó con un freak en 2014». 

youcaring.com/idadeslandesguarascia-1104727

Desde la terrible cirugía, se ha sometido a varias más para reconstruir la zona del globo ocular y nariz. Libre de cáncer, ahora reúne dinero para pagar por una nueva cara. «Todo lo que quiero es una nueva cara antes de morir», dice, según consigna Mirror.

Yahoo Finance Canada

«Los últimos años han sido de altos y bajos. Me siento como una pecera«, agrega. «Las personas se me quedan mirando y dicen cosas horrible. Para ellos soy un monstruo». 

Yahoo Finance Canada

Algunos días, según cuenta su amiga Sharon Williams, ni si quiera ella misma se puede ver al espejo.

Puede interesarte