Por Constanza Suárez
6 noviembre, 2018

“Me propuse demostrar que teníamos razón y en el proceso descubrí lo equivocados que estábamos”, escribió Tara Hills.

La discusión entre los funcionarios de la salud pública y los escépticos de las vacunas sigue en curso y no hay ánimos para que se detenga. En el último tiempo muchas personas se han unido a la idea de que las vacunas son innecesarias y desde el área de la salud se han empeñado en decirles lo equivocados que están.

Para una mujer canadiense, cambiar de parecer fue duro. Tara Hills se negó a inmunizar a sus hijos contra la tos ferina pero cambió su posición cuando sus siete hijos se enfermaron.

YouTube/Ottawa Citizen

La madre tuvo que aislarse en su hogar en Ottawa durante más de una semana con sus hijos y lamenta no haberlos vacunado contra la enfermedad respiratoria altamente contagiosa. La tos ferina, una infección bacteriana, causa una tos violenta e incontrolable. De hecho es más conocida por el sonido que las víctimas producen cuando intentan respirar.

La enfermedad podría llegar a ser fatal, especialmente en bebés menores de un año.

La historia fue así: junto a su esposo habían inmunizado parcialmente a sus primeros tres hijos, pero decidieron no vacunarse con los siguientes cuatro. Estaban asustados y no sabían en quién confiar, un montón de dudas surgieron entre ellos. Así que decidieron no hacer nada y “esperar que nada malo pasara”, escribió la madre en su blog en The Scientific Parent.

“Me propuse demostrar que teníamos razón y en el proceso descubrí lo equivocados que estábamos”, dijo Tara en una entrevista con el Washington Post.

Tara Hills

Pero cuando un pequeño brote de sarampión golpeó a la comunidad, se aterraron. “Miré de nuevo la ciencia y la evidencia de la inmunidad de la comunidad y me encontré con un verdadero sentido de responsabilidad personal y social ante Dios y el hombre. Había llegado el momento de tomar una decisión más informada que hace 6 años. Me senté con nuestro médico de cabecera y preparamos un calendario de vacunación para nuestros hijos “, escribió.

Pero antes de que eso pudiera suceder, todos sus hijos contrajeron tos ferina.

“En este momento, mi familia está viviendo las consecuencias de la desinformación y el miedo”, escribió Tara. “Entiendo que las familias de nuestra comunidad pueden estar enojadas con nosotros por poner en riesgo a sus hijos. Quiero que sepan que hicimos todo lo posible para proteger a nuestros niños cuando temíamos a las vacunas y estamos haciendo todo lo posible para todos”, respondió ante los cientos de mensajes que recibió.

YouTube/Ottawa Citizen

“Las personas como yo, que dudaban, que estaban confundidas, que se congelaron, nos pueden contactar si necesitan el enfoque correcto”, comentó a The Washington Post.

Afortunadamente, los hijos de los Hills se recuperaron gracias a los antibióticos y ahora recibirán todas las vacunas necesarias.

Puede interesarte