Por José Pablo Harz
4 septiembre, 2015

Por algo grandes personajes de la historia tenían esa costumbre.

La siesta al mediodía ha sido parte de la rutina de personalidades tan importantes de nuestra historia como Leonardo Da Vinci y Napoleón Bonaparte. Como ellos, hay miles de personas alrededor del mundo que acostumbran a dormir aunque sea veinte minutos a mediodía o después de la comida.

Siesta-dormir-banco-635-GETTY

Getty Images

Para ellos esta noticia les dará razones científicas para poder presumir ante sus amigos que los tildaban de flojos o vagos. Según un estudio -ae tomaron 400 casos de hombres y mujeres de mediana edad con algún nivel de hipertensión- presentado en la conferencia anual de la Sociedad de Cardiólogos Europeos se llegó a la conclusión de que dormir a mitad del día reduce la presión arterial en un 5%.

large

@LuxuryQueen72

Y a pesar que esa cifra parece  mínima, el encargado de la investigación, el Dr. Manolis Kallistratos, explicó que ese porcentaje puede reducir en una décima parte la posibilidad de eventos cardiovasculares. Es decir, si acostumbras a dormir siesta tienes un 10% menos de chances de sufrir un ataque al corazón.

A pesar que con la actual rutina de trabajo que considera casi siempre 45 horas semanales, tomar una siesta a mediodía es casi un privilegio, si tiene la oportunidad vale la pena tomarla. Permiso, yo voy por una.

ChloeBroomfield

Debiésemos luchar por una ley de siesta, ¿o no?

Puede interesarte