Por Josefina Pizarro
28 febrero, 2017

¡Es por tu salud!

Siempre he tenido una pequeña verruga en el cuello. Cuando pequeña me la intenté quitar y sólo puedo decir que JAMÁS lo hagan, bajo ningún motivo, por muy “fea” que sea. Pues bien, estas pequeñas verruga irónicamente no son verrugas y se llaman Acrocordón. Son un pequeño tumor benigno (tranquilos, no hace nada) y se forma principalmente donde la piel forma pliegues como el cuellos, las axilas y la ingle, así como en los párpados. Muy interesante, sí, pero ¿hay alguna manera de sacarlos sin que termine como una película de terror llena de sangre? ¡Pues sí, sí la hay! Aquí te dejo una sencilla solución.

Primero, ¿qué es un Acrocordón?

Es un tumor benigno pequeño de color carne, completamente inofensivo que crece en la piel. Tienden a desarrollarse en áreas de alta fricción del cuerpo, como el cuello, los párpados, el pecho y las axilas. También a veces se desarrollan en la zona de la ingle. Los acrocordón son generalmente causados por la fricción, lo que provoca que la piel produzca células adicionales.

Normalmente no son dolorosas, pero pueden ser molestas o antiestéticas. Es típico querer eliminarlas.

También es importante mantener un ojo en cualquier crecimiento extraño en la piel y prestar atención a los cambios de color, tamaños, textura y forma. Estos pueden ser signos de alerta temprana de piel precancerosa.

Mara Parra/Upsocl

Entonces, ¿cómo me los puedo quitar? De esta manera:

1. Limpia muy bien la zona del acrocordón.

Si deseas eliminar los acrocordones de tu cuerpo en casa, el vinagre de sidra de manzana te vendrá a la perfección.

Siempre recuerda consultar a un médico antes de intentar cualquier procedimiento en casa.

A continuación, limpia a fondo el área afectada con agua caliente y jabón antibacteriano. Tienes que asegurarte de no dejar tu piel vulnerable a gérmenes.

Mara Parra/Upsocl

2. Moja una bolita de algodón en el vinagre de sidra.

Luego, toma una bola de algodón limpia o un pedazo de gasa médica estéril. Remoja bien en vinagre de manzana hasta que toda la pieza esté saturada. Asegúrate de que esta sea lo suficientemente grande como para cubrir el acrocordón que estás intentando eliminar.

Mara Parra/Upsocl

3. Venda el algodón en la parte superior del acrocordón.

Coloca la bola de algodón saturada plana contra el acrocordón. La verruga tiene que estar completamente cubierta con algodón.

Preferiblemente, que la parte del vinagre esté en contacto directo con este. Ahora, coloca una venda limpia o un pedazo de cinta adhesiva médica sobre el algodón para mantenerlo en su lugar.

Mara Parra/Upsocl

4. Déjalo puesto toda la noche.

Prepara este tratamiento con vinagre de sidra como parte de su rutina nocturna y luego ve a dormir con la bola de algodón en su lugar. Puedes aplicarlo en la mañana también, pero tienes riesgo de accidentalmente golpearlo o tirarlo.

De cualquier manera, asegúrate de que el algodón permanezca ahí durante 6 a 8 horas. Esto le dará al ácido del vinagre tiempo para comenzar a trabajar en el acrocordón.

Mara Parra/Upsocl

5. Quita y enjuaga a fondo.

Por la mañana, quita cuidadosamente el vendaje y la bola de algodón, para luego pasar a enjuagar el área afectada. Puedes lavar nuevamente con jabón y agua caliente para quitar el olor a vinagre.

Hacia el final del tratamiento la verruga puede empezar a caerse, pero ten cuidado con no rasgarlo o quitarlo tú mismo, aún enjuagando o quitando el vendaje.

Mara Parra/Upsocl

6. Repite hasta que el acrocordón se caiga solo.

Repite estos pasos todas las noches durante varias semanas o hasta que la verruga se caiga sola.

Con las aplicaciones repetidas de vinagre, el acrocordón debería comenzar lentamente a cambiar de color y encogerse. Puede parecer que se seque o se forme una costra. No lo jales. Basta con seguir aplicando el vinagre hasta que se caiga por su cuenta.

Si la verruga sigue totalmente intacta después de 4 semanas, detén el tratamiento. Podría ser el momento de probar un enfoque diferente.

Mara Parra/Upsocl

7. Consulta a tu médico si ves algo extraño en tu piel.

Si el tratamiento con vinagre no funciona, consulta a tu médico acerca de tener una pequeña “microcirugía” para eliminar la desagradable protuberancia.

También debes llamar a tu médico si tienes marcas de piel que son dolorosas, coloreadas, sangran fácilmente o han cambiado de forma, textura o tamaño.

Mientras que la mayoría de los acrocordones son inofensivos, cualquier piel que exhibe lo antes descrito puede significar que algo no anda bien.

Mara Parra/Upsocl

¿Qué te ha parecido? ¡Cuéntanos!

Puede interesarte