«No hay nada más aterrador que no ser capaz de despertar a tu bebé», dijo la madre. Y ahora quiere alertar sobre esto al mundo.

La mayoría del tiempo, cuando es verano, nos preocupamos de evitar la exposición prolongada al sol y además cuidamos nuestra piel con protector solar. Sin embargo, a veces el sol directo puede ser menos peligroso que los golpes de calor que se dan dentro de una casa. Al menos así lo comprobó esta madre.

Hace algún tiempo, Jennifer Abma y su hija Anastasia disfrutaban de sus días de verano cuando la pequeña protagonizó una terrible escena.

Resulta que como en esa época hace mucho calor, las temperaturas estaban muy altas, y como la madre no permitía que su hija se expusiera al sol, creyó que todo estaría bien. Sin embargo descubrió todo lo contrario cuando encontró a su hija inconsciente, colorada y sudando encima de su cama.

Facebook @Jennifer Abma

La pequeña había decidido ir a dormir una siesta por la tarde, pero al parecer se había extendido por horas y la madre quiso ir a despertarla.

Cuando se acercó y la tocó, Anastasia estaba hirviendo y tenía la cama empapada de sudor. Rápidamente comenzó a moverla para que despertara, pero no había caso, así que llamó de inmediato a una ambulancia.

Cuando llegaron los paramédicos, lo primero que hicieron fue medir los niveles de azúcar de la pequeña, que deberían haber estado encima de 4, pero solo tenía 1,2… Y todo se debió a un golpe de calor.

Facebook @Jennifer Abma

Está claro que ese momento aterrador se podría haber evitado si la temperatura de la casa hubiese sido adecuada, por eso mismo Jennifer ahora quiere alertar a otros padres e hizo pública su terrible experiencia con un mensaje en Instagram y Facebook que se acompañaba de imágenes de la pequeña.

«Este fue el momento más aterrador que he podido imaginar. ESTO es un golpe de calor severo. No hay nada más aterrador que no ser capaz de despertar a tu bebé. ESTA es una prueba clara de que un niño no necesita estar bajo el sol», comenzó diciendo en la publicación que hoy ha sido compartida más de 46 mil veces.

Y a modo de comparación, señaló que si no se controla la temperatura de una casa, puede ser tan peligroso como estar encerrado dentro de un auto a pleno sol.

Afortunadamente esta madre se dio cuenta a tiempo, si no, los resultados podrían haber sido mucho peores.

 

Puede interesarte