Por Gillian Armstrong
7 Junio, 2017

La medicina alternativa puede dejarte, literalmente, sin alternativas.

Primero nos dicen una cosa, y después otra: la verdad es que nuestra cabeza va a explotar de tanta información contradictoria de diversos temas, tal como lo ha sido el mito de la tan milagrosa cúrcuma. Mientras que hay investigaciones que aseveran que esta planta incluso podría curar el cáncer, ahora una chica de 30 años murió recientemente por haber ingerido una concentración de este  supuesto “milagro curativo”.

Jade Erick, una chica procedente de San Diego, California, quería deshacerse de sus problemas de eccemas y por Internet contactó a un neurópata, quien le administró una solución cargada con cúrcuma, una planta bastante conocida por ser usada en comidas exóticas.

Posted by Jade Alexandra Erick on Thursday, June 23, 2016

Después de ver la reacción de la joven, Jim Kelly, el mismo doctor especializado en medicina alternativa que le suministró esta infusión, llamó a la ambulancia para que fuese llevada a urgencia. Después de seis días de hospitalización, Jade falleció de un paro cardíaco. En la autopsia le diagnosticaron una Grave lesión cerebral anóxica secundaria a la parada cardiopulmonar”, la cual era muy probable de que hubiese sucedido debido a la infusión de cúrcuma. 

Según NBC 7, la chica que habría padecido de hipotiroidismo y la prediabetes, habría tenido un sinnúmero de reacciones alérgicas a la soja, la lactosa y el gluten, pero no está del todo claro si en realidad estos factores contribuyeron en su muerte.

iStock

Desde hace siglos las culturas del Sur asiático utilizaban la cúrcuma con fines medicinales, para el tratamiento de la artritis y el dolor de estómago. Sin embargo esto no quiere decir que sea curativa.

Steve Schechter, un neurópata que conoce a Jim Kelly, habló a favor de su colega.

“No estoy tratando de defenderlo o de ser crítico”. 

“Cada médico, cada terapeuta que conozco, ha cometido errores, cada persona que conozco ha usado correctamente las cosas y se topan con ese increíblemente pequeño porcentaje de personas que son hiperreactivas”.

iStock

Los riesgos existen, por eso siempre hay que ser precavido. A veces cosas que siempre funcionan, pueden tener un final fatal.  

Te puede interesar