Por Constanza Suárez
12 enero, 2018

La gente le preguntaba si era “contagiosa”.

Megan Underwood, de tan solo 22 años es maestra y a los dos años de edad fue diagnosticada por primera vez con un extraño trastorno de la piel, que le producía muchísima picazón. Luego en el 2013, su eczema se volvió tan grave que estuvo hospitalizada durante cuatro semanas.

Desde entonces, ha probado docenas de tratamientos que incluyen cremas recetadas y cambios en la dieta, pero su eczema era tan severo que cubría todo su rostro y cuerpo.

Mercury Press & Media

Además de ser dolorosa e irritante, el eczema de Megan también tuvo un gran impacto en su autoestima, ya que afirma que los extraños le decían que parecía como una persona quemada o no la querían tocar, porque podía ser “contagioso”

Mercury Press & Media

Vivir con todo ello era una real carga para Megan, por lo que, dispuesta a intentar cualquier cosa para deshacerse de su piel constantemente roja y escamosa, en 2015, conoció la solución. Que aunque en un principio parecía bastante extraña, era lo que la haría recobrar la normalidad en su vida.

La crema fue creada para sanar y calmar las ubres de las vacas, pero para Megan ha sido su salvación. Ahora Megan está libre de eczemas y radiante con la confianza recién adquirida que le permitió iniciar su carrera como profesora.

Mercury Press & Media

“Cuando tenía 18 años, mi eczema era horrible. Sin ofender a alguien que tenía quemaduras, parecía una víctima de quemaduras. Mi piel estaba roja cruda. También estaba hinchada debido a la retención de agua debajo de mi piel”, contó Megan.

“Podría lidiar con mi eczema si no estuviera en mi cara. Pude ver los ojos de la gente moviéndose alrededor de mi cara cuando me hablaban. Mucha gente es realmente grosera conmigo. La gente no quiere tomar dinero de mis manos e incluso me han preguntado si soy contagiosa”, confesó la maestra de escuela.

Mercury Press & Media

“Este producto cambió mi vida. Han cambiado mi perspectiva en todo”.

Después de que todos los demás tratamientos fracasaron, a la edad de 18 años, Megan asistió a una cita especializada en el Guy’s and St Thomas ‘Hospital de Londres.

Mercury Press & Media

Los médicos aconsejaron a la adolescente que entrara en cuidados de alivio durante un período de cuatro semanas y Megan tuvo que someterse a un tratamiento que incluía tratamiento con alquitrán, envolturas de zinc, altas dosis de esteroides y bolas de lavado de hidromol. Los tratamientos funcionaron temporalmente, pero después de unas pocas semanas el eczema regresó.

El eccema de Megan se ha aclarado significativamente desde el uso de MooGoo, pero la maestra todavía tiene brotes ocasionales y usará crema de esteroides.

Y así luce hoy:

Mercury Press & Media
Mercury Press & Media

Puede interesarte