Por Camila Cáceres
30 junio, 2017

De ti depende evitar el contagio.

Lo primero que debemos tener claro es que, a pesar del reporte de varios casos en México, no se puede hablar aún de una epidemia de coxsackie, la cruel enfermedad que se ensaña particularmente con los niños de menos de cinco años y que es provocada por un virus que se contagia a través de contacto con heces, lo cual, afrontémoslo, es una realidad inevitable durante esa etapa.

Caribflame

Es muy importante tener claro que los adultos también pueden contagiarse de coxsackie, pero generalmente somos protegidos por nuestros hábitos higiénicos.

Esta enfermedad también es conocida como mano-pie-boca por las dolorosas ampollas que aparecen en esas zonas. Otros síntomas son dolor de garganta, diarrea, fiebre y, sobre todo en los niños, pérdida de apetito.

La mayoría de los pacientes no presentan úlceras, pero lamentablemente también pueden hacer una dolorosa aparición.

El virus del coxsackie es pariente de la hepatitis A, pero no es en ningún caso tan grave. Debe cuidarse, eso sí, pues la negligencia podría generar complicaciones como meningitis y encefalitis que sí pueden resultar fatales.

Lo más importante es reforzar las medidas sanitarias del hogar y ver a un médico.

No existe actualmente una vacuna que prevenga la aparición de coxsackie, pero mantener tus manos bien lavadas y los espacios del niño limpios y desinfectados son efectivas medidas de prevención.

TopNews.in

 ¿Conoces a alguien contagiado?

Puede interesarte