ADVERTENCIA: LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR A PERSONAS SENSIBLES.

Chloe Goodwin tiene 20 años, es de Derbyshire, Reino Unido, y se aventuró a un viaje a Bulgaria… el mejor de su vida. Entre las muchas cosas que habían por hacer, estaba la opción de hacerse un tatuaje de henna negro en uno de los mercados, con un diseño típico del lugar que se borraría al pasar unos días.

Sonaba como algo muy inofensivo, y vio a decenas de turistas haciéndoselo… así que también probó. Pero luego se arrepintió enormemente…

BPM MEDIA

Todo iba bien, pero luego de 10 días, comenzó a picarle la piel e incluso sentía que le quemaba.

Todo aumentaba a medida que la tinta se iba borrando. Decidió ir al hospital y aunque pudieron ver qué le pasaba, lo que le dijeron no fue un alivio: la tinta negra de henna le había causado una quemadura química… y le dejaría una cicatriz para siempre.

BPM MEDIA

Tras todo esto, la chica decidió publicar sus fotografías. No quiere llamar la atención, si no que quiere advertirle a la mayor cantidad de gente posible del peligro al que uno puede arriesgarse probando algo que parece tan inocente.

Lo peor es que no es algo que pase muy pocas veces, ni que sea desconocido. Los expertos aseguran que siempre se ha mencionado que este tipo de tinta puede causar daños a la piel, y que debe usarse con precaución…

BPM MEDIA

…y ellos, Chloe, y nosotros recomendamos que no se arriesguen pensando que su piel no es sensible… que nunca les haya sucedido algo así no asegura nada, y la salud debe ir antes que todo.

Te puede interesar