Por Ignacio Mardones
17 noviembre, 2015

«Cuando me voy de la clase me siento eufórico».

El Parkinson es una enfermedad muy dura. Las personas que la sufren tienen una serie de inconvenientes que disminuyen su calidad de vida. A pesar de los tratamientos, muchos no pueden vivir su día a día con normalidad. Afortunadamente algunas de las terapias alternativas dan resultados positivos. Una de ellas es el baile. Este grupo de personas comenzó a tener sesiones de danza y de pronto vieron sus vidas transformadas:

httpv://youtu.be/8NE6qJrzm14

Esto los ayuda tanto corporal como mentalmente:

¿Qué te pareció?

Puede interesarte