Por Romina Bevilacqua
27 octubre, 2015

La OMS acaba de declarar a las carnes procesadas como cancerígenos

Probablemente muchos ya se lo esperaban, pero tras el anuncio realizado por la Organización Mundial de la Salud que dice que el tocino (beicon), las salchichas, y otras carnes procesadas producen cáncer, más de alguno quedó sorprendido. Quienes realizaron el estudio correspondiente fue un equipo de 22 expertos de 10 países de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, en inglés), una división que forma parte de la OMS, quienes analizaron más de 800 estudios relacionados a la salud y la dieta humanas, experimentos con animales y procesos de las células para llegar a estas conclusiones.

“La carne procesada fue clasificada como cancerígena para el ser humano, en base a indicaciones suficientes según las cuales su consumo provoca cáncer colorrectal”

–IARC–

hamburger-926885_640
Fuente

Los expertos el IARC, especificaron en sus hallazgos que por cada 50 g de carne procesada consumida al día, se incrementa el riesgo de cáncer de colon en un 18%. Y aunque sólo incluyeron a las carnes transformadas y embutidos como salchichas, hamburguesas, tocino, jamón, longanizas, chorizos o carne en conserva, entre otros, como alimentos que producen cáncer, también señalaron que existe una posibilidad de que las carnes rojas (que incluye vacuno, cordero, cerdo, caballo y cabra) también puedan inducir el cáncer al colon, próstata y páncreas –aunque en este caso, los estudios sobre las carnes rojas y su relación con el cáncer no eran concluyentes y la evidencia se consideró limitada–.

Los expertos también señalaron que el riesgo de padecer cáncer debido al consumo de carnes procesadas, ya sea por salado, maduración, fermentación u otros procedimientos destinados a realzar su sabor y mejorar su conservación, aumenta de acuerdo a su consumo.

“Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer de colon por su consumo de carne procesada es pequeño, pero este riesgo aumenta mientras mayor sea el consumo de carne”

–Kurt Straif, IARC–

¿Pero en qué lugar queda la carne transformada dentro de los agentes cancerígenos más conocidos como el cigarro?

Untitled-1

Pese a que los expertos del IARC no hacen una comparación directa de las carnes procesadas con otras sustancias que se encuentran en la misma categoría de nivel 1 de cancerígenos –entre las que destacan los cigarrillos, el alcohol, y la contaminación del aire–, ya han surgido una serie de comparaciones que no han estado exentas de críticas.

Un estudio realizado por Global Burden of Disease Project por ejemplo, señala que alrededor de 34.000 muertes por año en el mundo están relacionadas a las dietas altas en carnes procesadas, en comparación al millón de muertes anuales relacionadas al consumo de cigarrillos, las 600.000 del consumo de alcohol y finalmente las 200.000 que se pueden atribuir a la contaminación del aire al año.

Además, si se compara directamente el impacto de los cigarrillos y la carne procesada en la incidencia de padecer cáncer en una persona, las diferencias también son abismales. Mientras que una persona que consume una cajetilla de cigarros diaria aumenta su riesgo de padecer cáncer al pulmón en 1.500% (es decir tiene 15 veces más opciones de padecer cáncer que aquellos que no fuman), para que el consumo en carne sea similar a este porcentaje, una persona tendría que consumir al menos 4 kg de tocino (beicon) o un equivalente de 208 lonjas de tocino o panceta en un día.

ham-926278_640
Fuente

 

Ante la aparición de tales comparaciones otros expertos como Robert Pickard, miembro del Panel Asesor de la carne (Meat Advisory Panel), ha señalado que:

“Lo que sabemos es que evitar el consumo de carnes rojas no es una estrategia que proteja de padecer cáncer. Las prioridades en la prevención de cáncer continúan siendo el dejar de fumar, mantener un peso normal y evitar el consumo excesivo de alcohol”

–Robert Pickard–

Por su parte, David Wallinga, un alto funcionario de salud del Natural Resources Defense Council, también señaló que “Nadie está diciéndole a las personas que no coman carne. Lo que ellos están diciendo es que si comes carne, consume menos de ella y cómprala desde fuentes que la produzcan de mejor forma –o más natural–”.

¿Qué te parece el anuncio de la OMS?

Puede interesarte