Por Fernanda Peña
13 julio, 2017

El video me quitó cualquier antojo… mejor me como una ensalada 😥.

El perturbador momento se vivió en un una pizzería de Cairns (Australia). Un cliente estaba furioso porque había pedido una pizza por teléfono y al ir a recogerla se enteró de que su descuento no aplicaba. El hombre, identificado como Philip Willich, de 53 años, invitó a Isaac Ramsay (el gerente) a las afueras de la pizzería para seguir discutiendo su descontento. Pero todo se salió de control.

Según muestran las imágenes de la cámara de seguridad, Willich enfureció y desenfundó su arma apuntando a la cabeza de Ramsay. El gerente de 25 años debió rogar por su vida durante largos cuatro minutos.

807 News
7 News First
7 News First

Según la información recibida por el tribunal, con su violento método, Willich buscaba una disculpa por parte del personal de la cadena de pizzas por el infortunado suceso.

7 News First

Al final, Willich pareció darse por vencido, guardó su arma, tomó su pizza y huyó del lugar.

7 News First

Lisa Buchanan, la oficial de policía que lleva el caso, manifestó que la vida del gerente -por suerte- nunca corrió peligro, porque el arma no llevaba balas. Sin embargo, en aquel momento sólo Willich lo sabía, así que esto no iba a evitar que fuera procesado por cargos de asalto común, posesión de armas de fuego y -por confirmarse- posesión de drogas.

807 News

Según el Herald Sun, Willich fue sentenciado a tres años de prisión, pero esta semana salió en libertad condicional.

El episodio ocurrió el 21 de octubre de 2015 y desde entonces la víctima del ataque, Isaac Ramsay, no ha podido retornar a su trabajo debido a pesadillas recurrentes y paranoia.

¡De terror!

 

Te puede interesar