Un día una de ellas no podía limpiar el baño, y tras patearla en el suelo, la lanzaron fuera de su casa. Fue ahí cuando un vecino la vio y llamó a la policía.

“Esto es algo inimaginable para cualquier ser humano”. Con esas palabras se expresó el juez de la Corte de Bradford, Inglaterra, al ser testigo de un cruel caso que conmociona al país. Lo que dijo es compartido por miles, porque la historia de Faisal Hussein y Arbaaz Ahmed es realmente brutal… y muy lamentable.

Daily Mail

Estos hombres, de 25 y 19 años, vivían con su madre y con su hermana. Durante 18 meses, cometieron atroces asaltos contra ellas que nadie puede entender.

Son cosas que a uno no le gustaría contar… pero sobre todo, que deben ser conocidas para estar atentos, evitando que vuelvan a pasar. Los relatos son estremecedores: con un cinturón, una cuchara de palo y zapatos, los chicos les pegaban a las dos mujeres para obligarlas a hacer trabajos en la casa. Eso era limpiar la cocina o los baños, sin importar lo mal que se encontraran por los golpes. Luego las hacían lavarse en un pequeño balde de agua.

Todo había comenzado con control psicológico sobre las dos mujeres. Pero la situación fue evolucionando y el 16 de mayo de este año vivieron lo último y lo peor: esa vez, los hombres golpearon la cabeza, la cara y las orejas de su hermana con un cinturón con borde metálico. Luego siguieron con una cuchara de palo. Los golpes eran tan fuertes que la madera se rompió… entonces usaron sus zapatos, para luego patearla y golpearla con sus puños en el suelo. Finalmente la lanzaron fuera de su casa.

Fue ahí donde alguien la vio… y llamó a la policía.

SWNS

Declaraciones así realmente revuelven el estómago, y lo mismo le sucedía a todos quienes escuchaban el juicio.

thetelegraphandargus.co.uk

Ambos fueron enviados a prisión por más de dos años, y se les puso una orden de restricción hacia las mujeres de cinco. Sus abogados dicen que ellos se sienten muy arrepentidos, y que todo se debía a que veían ese comportamiento en su padre también.

Realmente no hay excusas ante un hecho tan cruel y horrendo… que no debería ni pensarse.

Esperamos que ahora ellas estén mejor, dentro de lo posible.

Te puede interesar