Por Kat Gallardo
3 noviembre, 2017

¿Dónde está el límite entre lo paranormal y la ciencia?

Si hablamos de exorcismo, lo primero que se te vendrá a la cabeza son las múltiples aterradoras y traumantes escenas de Linda Blair en El Exorcista. Lo cierto es que -lejos de la ficción- los exorcismos se practican, y muchos de los casos más complejos a nivel mundial, cuentan con un personaje que jamás muestran el cine.

Ese es el doctor Richard Gallagher, un psiquiatra educado en una Ivy League, profesor de la Universidad de Columbia, miembro del Colegio Médico de Nueva York y parte de un equipo que practica exorcismos. Mientras estudiaba, jamás pensó que entre sus trabajos estaría combatir a los enviados de satanás, pero la vida tenía le tenía una sorpresa.

El exorcismo de Emily Rose

Como hombre de ciencia, Gallagher creía firmemente que los relatos bíblicos sobre estas prácticas eran un intento de la cultura antigua por lidiar con los trastornos mentales. Por ende, jamás pensó que se convertiría en el hombre cuyo teléfono tiene una extensa red de exorcistas en Estados Unidos.

Hoy cree que la posesión demoníaca es real. Ha visto la evidencia y no ha encontrado explicación para los secretos que relatan las víctimas, sobre cosas que no debieran saber. O la comunicación en idiomas en los que jamás debieron hablar.

La Ciencia vs. lo Paranormal

Constantine

Algunos críticos señalan que Gallagher terminó poseído por sus propios delirios. Para ellos, todo lo que él ha visto son trucos baratos de personas que tal vez podrían necesitar terapia, pero ciertamente no un exorcismo. Pero Gallagher les creyó y terminó atrapado en una historia que se aleja de su formación como doctor.

El reverendo Mike Driscoll, autor de diversas publicaciones sobre el tema, afirma que los doctores como Gallagher son necesarios en este campo. “El exorcista debe saber distinguir entre la posesión demoníaca y la melancolía. Un exorcista no debe estar ligado a la medicina, pero hay casos que hay que dejárselos a los doctores”, afirmó.

Todo tiene una explicación

El exorcismo de Emily Rose

Uno de los principales profesionales escépticos al exorcismo –y también importante crítico de Gallagher– es Steven Novella, neurólogo y profesor de la Escuela de Medicina de Yale. En un blog, Novella escribió una extensa publicación refutando las experiencias que según Gallagher, lo llevaron a creer en el demonio. Según su análisis, algunos pacientes pueden hacer una “lectura en frío” de quienes los atienden, sacándoles información que luego creen que adivinaron. En cuanto al lenguaje, afirma que un paciente puede memorizar frases en otro idioma y eso no significa que puedan llevar una conversación, entiendan o hablen el idioma desconocido.

Novella no es sólo un gran detractor de Gallagher, sino que es también, un fiel crítico de cualquier terapeuta que cree en los delirios de su paciente. “Lo peor que se puede hacer a un paciente delirante es confirmar sus delirios”, afirma.

El teléfono vuelve a sonar

Constantine

A pesar de la opinión de sus detractores, Gallagher sostiene que para él, su trabajo con los poseídos es una extensión de sus responsabilidades como médico. “No me propuse como voluntario para esto. Entré porque diferentes personas en las últimas décadas se dieron cuenta que yo estaba abierto a este tipo de cosas”, aclara.

Debido a lo mismo, y de forma inevitable, habrá otros casos que deberá atender. Su teléfono volverá a sonar y un sacerdote le contará una historia. Un equipo de clérigos y monjas serán convocados. Y el psiquiatra, volverá a traspasar el límite de la ciencia, para comunicarse con satanás.

No te lo pierdas