Cometió el brutal y repudiable crimen con sólo 17 años, enfrentándose a la ex mujer de su esposo y madre del pequeño.
ADVERTENCIA: LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR A PERSONAS SENSIBLES.

Hablar de cualquier tipo de venganza es, a mi juicio, algo muy complicado y siempre criticable. Nunca será algo que se avale, pero cuando esa acción incluye a un tercero que nada tiene que ver, pasa a ser simplemente lo más inhumano y repudiable que hay. Y eso es lo que sienten todos al escuchar lo que pasó entre junio y agosto de este año con un pequeño bebé en Wada, Nigeria.

Con sólo dos meses, Dauda Buhari dormía junto a su madre. Pero Bara’atu Rabiu, la nueva esposa de su padre y por ende, su madrastra, también se encontraba en el hogar y tenía ideado un plan simplemente macabro.

Laila Ijeoma

Entró a la habitación y se llevó al pequeño a un baño. Ahí, con un cuchillo de cocina, cortó su pene.

Cometió ese terrible crimen porque, en sus propias palabras, quería vengarse de su madre.

Laila Ijeoma

Argumentó que siempre era insultada por ella y así recibiría su merecido. La chica tenía sólo 17 años… y decía sus palabras con una frialdad que conmocionó a todos.

Bihari fue operado varias veces durante esos meses, corrigiendo sus heridas.

Daily Post

Sin embargo, murió hace unos días luego de contraer malaria. Los médicos aseguraron que no tuvo nada que ver con sus operaciones o lo que le había pasado, pues estaba evolucionando muy bien tras ello.

Aún así, además de lamentar enormemente su fallecimiento, repudiamos la inhumana y desoladora experiencia que tuvo que pasar a tan corta edad, y esperamos que la justicia solucione pronto el caso, mientras Bara’atu Rabiu continúa detenida.

Te puede interesar