Por Fernanda Peña
13 junio, 2017

Nadie sabe cuánto tiempo había permanecido en el recipiente junto a su placenta y su cordón umbilical.

La impactante escena ocurrió en el mes de mayo, en el baño público de un centro comercial de Chengdu, al suroeste de China. Una mujer escuchó un extraño ruido proveniente de uno de los compartimientos del baño y decidió acercarse. Al hacerlo, notó que los llantos provenían de la cesta de papeles. En el lugar no había rastro de la culpable de cometer tan aterrador crimen.

La mujer no sabía si sacarlo de allí, pero corrió a alertar a los guardias y el centro comercial en seguida contactó a la policía.

El recién nacido (cuyo sexo aún se desconoce) había permanecido quién sabe por cuánto tiempo en la cesta de desechos, cubierto de sangre, junto a su placenta y su cordón umbilical.

Asia Wire

En este video se ve cómo la mujer que lo halló finalmente es quien lo saca de la papelera, en presencia de la policía.

Inicialmente se manifestó aterrada por la situación, pero aún así fue la única que reunió el coraje para sacar al pequeño, que yacía incómodo y expuesto a agentes patógenos, en esa cesta.

Asia Wire
Asia Wire

Según el portal Mirror, las autoridades locales llevaron al niño a un hospital para sus primeros chequeos y para iniciar el proceso de reestablecerle su dignidad. Hasta ahora, se sabe que es un bebé valiente que se aferra a la vida.

Mientras tanto, la policía de Chengdu sigue en búsqueda de la madre.

Desgarrador y reprochable desde todo punto de vista. 

 

Te puede interesar