Decía que no era nada peligroso… pero hoy está en prisión.

Hoy todos los ojos de Verona, Italia, están puestos en una mujer de 43 años. Se trata de la enfermera que fue arrestada y luego enviada a prisión por una insólita y grave práctica que tenía con bebés que tenían sólo unos pocos meses… o que incluso eran recién nacidos.

La policía la detuvo luego de que uno de los recién nacidos entrara a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Civil de Verona con un paro respiratorio que casi lo mató. Por suerte, pudieron salvarlos pero al hacerle los análisis correspondientes descubrieron algo atroz.

Pixabay

En la sangre del bebé había morfina.

Pixabay

Las investigaciones fueron cortas, porque enseguida los compañeros de la enfermera contaron que ella solía admitir que suministraba la sustancia a los pequeños, vía oral o nasal, para así mantenerlos tranquilos. A su juicio, no era nada peligroso.

Y claramente, estaba muy equivocada. Por suerte fue descubierta y ahora se espera que declare ante el juez, para que se decida cuál será su castigo.

Te puede interesar