Por Catalina Yob
13 julio, 2017

Los trabajadores involucrados fueron detenidos, luego de que testigos dieran aviso a la policía local.

Un violento ataque ocurrido en un local de Mcdonalds en la ciudad de Canning Town en Londres ha logrado traspasar fronteras, luego de que el video que visibiliza la violencia con la que se perpetraron los golpes se hiciera viral. A raíz del incidente, la compañía de comida rápida ha decidido suspender permanentemente a los trabajadores involucrados, quienes fueron posteriormente arrestados por la policía local.

Según las primeras versiones de los testigos, el hecho habría ocurrido luego de que el cliente de 36 años involucrado le arrojó comida a quienes atendían el recinto en aquel día. Fue allí cuando cuatro hombres de identidad desconocida arremetieron contra el sujeto, azotando su cabeza contra uno de los muros del establecimiento.

SWNS
SWNS

Las personas que atestiguaron el hecho y lo registraron a través de sus celulares, dieron aviso a personal uniformado, el cual llegó rápidamente al lugar y logró detener el curso del pleito. Debido a la violencia ejercida en contra del hombre de 36 años, los trabajadores fueron detenidos y posteriormente puestos en prisión preventiva hasta que el caso se aclare.

Los intensos golpes provocaron que la presunta víctima quedara completamente tendida en el suelo del recinto, situación que provocó que fuera trasladado hasta un recinto hospitalario cercano, en donde chequearon su estado de salud. 

SWNS
SWNS

Uno de los testigos, quien fue precisamente quien filmó el video, manifestó que la víctima parecía padecer de algún trastorno mental, hecho que explicaría su actitud ante los trabajadores.

“El servidor parecía estar ofreciéndole una pelea al cliente. El tipo de los pantalones vaqueros de color rosa le arrojó un poco de comida, fui a buscar mi cámara para filmarlo, y ahí fue cuando el infierno se desató”.

 

“Seguían golpeándolo y cayó al suelo. Luego lo golpearon varias veces. Fue totalmente salvaje”.

“La policía llegó justo cuando el incidente terminaba, mientras el hombre estaba tumbado en el suelo y lloraba como un niño”.