Por Fernanda Peña
17 julio, 2017

Él mismo llamó a la policía y ahora enfrenta hasta 60 años de prisión.

En una clara muestra de intolerancia, un hombre de 31 años llamado Daniel Rak mató a su padre a golpes al comprobar que -con plena conciencia- entró al baño mientras su novia usaba la bañera. El caso ocurrió el año pasado en Illinois (EE.UU) y ahora la justicia está por procesar a Rak hijo.

Relax #baño #bañera #espuma #relaxmodoon #mimomento

A post shared by Nai Mss (@nai_mss) on

Tras una llamada al 911 por parte del propio asesino, un ayudante del sheriff fue el primero en llegar a la escena y describió que Jeffrey Rak yacía muerto en el piso del dormitorio con moretones e hinchazón en la cabeza.

“La muerte de Jeffrey Rak es un ejemplo del resultado más trágico de la violencia doméstica. La violencia doméstica está en la raíz de muchas más muertes de las que la mayoría de la gente se da cuenta”.

-expresó Joe McMahon, fiscal del estado del condado de Kane, en un comunicado.-

Daniel Rak fue acusado en ese momento de asesinato en primer grado, al que se le anexaron otros cargos agravantes. Los oficiales lo han mantenido bajo custodia pero ahora su abogado está empeñado en darle un giro total a la historia.

Kane County State’s Attorney

Según él, Jeffrey Rak era un hombre alcohólico, propenso a las convulsiones y a las caídas. Así que buscará argumentar que el padre murió como consecuencia de anteriores lesiones y no por el altercado con su hijo.

Esto se sostendría aún con los resultados de la autopsia, que habían determinado la causa de muerte fue un traumatismo craneoencefálico.

Si llegara a ser condenado, Rak se enfrenta a una pena entre los 20 y los 60 años de prisión.

Te puede interesar