Por Pamela Silva
10 agosto, 2017

Es realmente lamentable e irresponsable.

Consumir drogas mientras se haga de forma moderada no tiene nada de malo, es asunto de cada uno lo que se mete en el cuerpo. El problema es cuando se comienza a perder el control, cuando ya no se es capaz de tomar desiciones consientes y comienzas a afectar a otros.

Como cuando tienes hijos, cuando ya tu responsabilidad deja de ser tú mismo y hay alguien más que depende de ti.

En la zona más rural de Estados Unidos se ha comenzado a hacer notar una creciente ‘epidemia’ de adicción a las drogas, sobre todo los opiáceos. Este fenómeno se volvió dramaticalmente grave por el caso de Lauren Story.

Lauren es una mujer de 29 años que comenzó con problemas de abuso de sustancia hace años, primero con el alcohol, después pastillas para el dolor que tomaba por una lesión y terminó en la heroína, de donde no ha logrado salir.

Lauren tiene un hijo de cuatro años y fue captada por un video de una cámara de seguridad inyectándose heroína frente a él. En la grabación se la ve en un callejón poco transitado junto a un hombre, cuya relación con ella o el menor son desconocidas.

Ahí ella le entrega al niño un teléfono para que se entretenga mientras ella procede a drogarse frente a él.

Esto ocurrió en el Estado de Ohaio, donde fue detenida y acusada de poner en peligro a su hijo junto a cargos relacionados con las drogas que portaba.

“Espero que con esto haya tocado fondo. Si no lo es, no quiero pensar en lo que pasará. Sólo quiero que ella obtenga ayuda y se dé cuenta de que ella es mejor que esto””.

-Morgan Story, hermana de Lauren a WCPO.

Lauren tiene que pagar una fianza y será puesta en libertad si acepta realizar terapia y llevar una pulsera localizadora, pero todavía no hay opción de que recurre la custodia de su hijo, que está a cargo de familiares.

Te puede interesar