Por Josefina Pizarro
10 agosto, 2017

“Me sentí atraído por ella y quería ver más”.

Un padre de tres hijos, identificado como Michael Magic, de 38 años, sentía “atracción” por una chica de 13 años y quiso grabarla en la ducha con un artefacto que, si lo piensas, es hasta creativo (una lástima que use ese ingenio para tal terrible propósito). Pero jamás lo logró, ya que su víctima se dio cuenta y el hombre fue llevado hasta la corte. La condena que le dieron, eso sí, es ridícula.

El hombre, que ya había logrado filmar a su esposa como una “práctica”, ocultó su teléfono móvil en un contenedor de gel de ducha y le cortó un pequeño agujero rectangular al frente para la lente de la cámara.

SWNS

Luego colocó la botella en el gabinete del baño y lo dejó en la ducha, pero la chica se dio cuenta del dispositivo e inmediatamente levantó la alarma.

“Ella notó que dentro de la botella había un teléfono. Miró el móvil y vio que tenía un vídeo, que mostraba claramente al acusado colocando el teléfono en la botella, luego en el gabinete del baño y por último dirigiendo la cámara hacia la cabina de ducha”.

En las secuencias del vídeo se veía claramente a Magic poniendo el dispositivo.

“El acusado había cortado un rectángulo en al botella para permitir que la cámara del teléfono viera precisamente lo que ocurría en la ducha”.

SWNS

El empleado de almacén inmediatamente admitió que había sido él, y luego en repetidas ocasiones se disculpó y dijo que lo había hecho antes y que no sabía lo que se le había metido en la cabeza.

Pero también dijo a los oficiales que había visto el pecho de la chica expuesta y que se “sintió atraído por ella y que quería ver más”.

O sea, sabía perfectamente lo que “se le había metido en la cabeza”.

El abogado defensor del hombre dijo que su cliente sentía “una profunda y terrible vergüenza” y que se había puesto en contacto con la línea de ayuda confidencial para tratar de abordar su comportamiento.

SWNS

Se le declaró culpable ante la corte y fue condenado a seis meses de prisión condicional.

Además se le entregó un requisito de 60 días de rehabilitación, se le dijo que asistirá a un tratamiento para delincuentes sexuales, estará registrado como delincuente sexual durante cinco años en su hoja de vida y s ele ordenó compensar a su víctima con £ 1,000 (Casi 1.300 dólares).

Pero para la víctima, esto no es suficiente. Y claramente no lo es.

“Obviamente el juez no puede encerrarlo durante 20.000 años hasta que muera. Me hubiera gustado ver más, pero así son las cosas”.

Su madre, por su parte, dijo: “Me siento realmente decepcionada del sistema de justicia, no con el juez personalmente. Estas pautas de condena no están a favor de las víctimas, están a favor de ahorrar el gasto público en prisión”.

La niña dice que jamás podrá olvidar esta experiencia, que no la deja sola ni por un momento.

SWNS

Ahora tiene que ducharse con su madre en el baño y se siente avergonzada por lo que pasó .

Pero ella jamás tuvo la culpa. Fue un hombre que sabía perfectamente lo que estaba haciendo y no supo detenerse a tiempo. Una lástima, pero espero que la vergüenza y lo que le ordenó el juez de alguna manera le pese; aunque, para ser sinceros, lo dudo.

Te puede interesar