“Nos rompió el corazón… le quedaba demasiado por vivir. Los padres de todo el mundo deben saber esto”.

Tragedias que afecten a hijos es, sin dud,a lo más doloroso que puede vivir una familia… sobre todo si son sin aviso. Los padres suelen estar completamente atentos a cualquier cosa que les suceda, y por eso los casos de enfermedades o infecciones silenciosas son tan difíciles de tratar. La historia de Frankie es así, muy lamentable… pero también alarmante: es dada a conocer para que otros estén al tanto, y puedan reaccionar a tiempo.

El pequeño de cuatro años llevaba días con diarrea y vómitos… sus padres lo cuidaban pero lo que pasó después los descolocó. En un momento simplemente grito, y dejó de respirar.

Llamaron al 911, pero los médicos no pudieron hacer nada. Fue imposible revivirlo.

KHOU 11

Los exámenes posteriores comprobaron que había fallecido de ahogamiento en seco: sus pulmones y su corazón estaban rodeados de un extraño líquido, causado por un virus que estaba en su estómago.

KHOU 11

Había llegado ahí hace más de una semana. Francisco Delgado había llevado a toda su familia al dique de Texas para el Día de los Caídos, y habían disfrutado nadando en la piscina. El chico sólo mojó hasta sus rodillas y nadie lo había visto tragar agua… pero al parecer, lo más mínimo había bastado.

“No hay palabras para describir como se nos rompió el corazón con la muerte de nuestro bebé Frankie. Tenía mucha vida aún por vivir”.

-Familia Delgado-

KHOU 11

Comparten esas tristes palabras en la página de GoFundMe que crearon para ayudar a costear sus funerales, y donde también buscan advertir a otros padres.

Dicen que deben estar conscientes de este tipo de infección, además de que siempre, pero siempre, estén pendientes de sus hijos en cualquier piscina… y ante cualquier síntoma extraño.

KHOU 11

Nosotros le enviamos todas nuestras fuerzas a su familia, y también hacemos hincapié en su consejo, para siempre intentar evitar tan dolorosos accidentes.

Te puede interesar