Por Catalina Yob
7 julio, 2017

ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas. El equipo de cirujanos catalogó el inédito hecho como “el peor caso médico”.

Cuando el equipo médico de Michigan, Estados Unidos se enteró del inédito caso médico de Tim McGrath de 38 años, no pudieron evitar catalogarlo como “el peor escenario de la historia”. Tras ser diagnosticado de cáncer de tejidos blandos, comúnmente conocido como sarcoma, McGrath desarrolló un tumor en su rostro, el cual creció hasta igualarse al tamaño de un melón. 

El tumor se ubicó sobre uno de sus ojos, su mejilla y la mitad de su boca, lo que provocó la pérdida de visión, de dentadura y de movilidad. Luego de incesantes exámenes y la reunión de múltiples opiniones de cirujanos de todo el mundo, el tumor fue removido. Sin embargo, los médicos a cargo de la intervención quirúrgica no lograron reconstruir su rostro, dejando la piel expuesta por más de un año, ya que los diversos injertos fueron rechazados por su propio cuerpo.

Caters News Agency
Caters News Agency
Caters News Agency

La peligrosa situación en la que quedó el joven de 38 años, provocó que profesionales de todo el mundo intentaran llevar a cabo una operación que lograra reconstruir su rostro que desapareció tras el fatal diagnóstico de cáncer. Durante un año, McGrath debió lidiar con un rostro prácticamente a carne viva, hasta que un cirujano líder a nivel mundial, Kongkrit Chaiyasate decidió hacer algo al respecto y empeñarse a la respectiva reconstrucción de su cara.

“Después de la operación en la que me quitaron el tumor estaba desconsolado, nunca me imaginé que me quitarían la mitad de la cara. No fue hasta que conocí al Dr. Chaiyasate que comencé a sentir algo de esperanza”.

El revolucionario procedimiento constó de la extracción de piel y tejido muscular desde una de sus piernas y la reimplantación en el lado de su rostro que había sido arrancado previamente. Esto le permitió retomar parcialmente las actividades básicas de su vida.

“Él reconstruyó mi cara usando la piel y el músculo de mi pierna izquierda y de mi antebrazo izquierdo. Actualmente no puedo beber líquido, comer a través de mi boca o pronunciar algunas palabras, sin embargo mi calidad de vida ha mejorado inexplicablemente”.

Caters News Agency
Caters News Agency

 

“He pasado por algo horrible pero si mi experiencia puede ayudar a inspirar a otras personas a vivir su vida con gratitud por todo lo que tienen vale la pena”.

“Mi viaje ha sido largo y casi inconcebible para la mayoría de las personas, pero tengo un grupo de apoyo increíble alrededor de mí, lo que me entrega la fuerza suficiente cada día”.

Actualmente, el hombre de 38 se encuentra a la espera de más cirugías reconstructivas, además de las 20 a las que se ha sometido, las cuales buscarán entregarle la capacidad de comer y beber como solía hacerlo antes del diagnóstico que surgió tras un severo dolor de mandíbula.

 

 

Te puede interesar