Por Pamela Silva
14 Julio, 2017

Lo cremaron sin explicación y su pueblo desató una batalla infernal.

Pasa que solemos creer que los asesinatos son algo muy lejano a nosotros, una cosa que le sucede a alguien más. Pero las cosas siempre están más cerca de lo que creemos, un simple juego de Internet puede ser mortal, un tipo que se supone es una buena persona esconder un secreto tenebroso o un viaje familiar terminar de la peor forma posible. 

Pero hay ocasiones donde las cosas se salen completamente de control y lo que parecía malo, puede empeorar mil veces más. 

En Rajastán, India, un rajput -miembro de los clanes de gángster y pandilleros en la zona norte y centro del país- fue asesinado a tiros por la policía. Y el problema es que no era un rajput normal, era uno de los líderes.

Además, sus cercanos y seguidores declararon que el asesinato fue un montaje realizado por la policía y que no habría estado dentro de los marcos de la ley. Anand Pal Sing tenía 47 años y era buscado en 37 causas, muchas de las cuales eran por homicidio. 

Para empeorarlo todo, el cuerpo de Anand estuvo congelado durante 20 días para finalmente ser cremado, sin haberle realizado una autopsia correcta ni seguido ninguna investigación con respecto a su muerte.

A su comunidad, la villa donde Anand vivía y de la cual era líder, la situación no les pareció nada de bien y comenzaron una revuelta donde atacaron a los policías apostados en la periferia de su territorio. 

Se desató una batalla campal entre gángster y fuerzas especiales que terminaron con un muerto más y 20 policías heridos. 

La lucha contra estas pandillas sólo parece haber empeorado en estas zonas de India, ¿En algún momento parará la violencia?

 

 

Te puede interesar