Por Kat Gallardo
4 Agosto, 2017

ADVERTENCIA: IMÁGENES PUEDEN HERIR A PERSONAS SENSIBLES

Sue Ruck se golpeó el dedo gordo del pie en lo que parecía ser un accidente casero típico, pero terminó con la mitad de su pierna amputada luego de desarrollar una grave infección. Cuando ocurrió el incidente, fue a un centro hospitalario en donde la curaron, pero tuvo que volver dos semanas después porque no podía seguir soportando el dolor.

Metro UK

Como Sue es una paciente que se traslada en silla de ruedas, al momento de golpear su dedo, la curación la mantuvo tres noches en el hospital antes de ser dada de alta. Sin embargo, desarrolló una infección y la herida se hizo cada vez más severa. La señora, de 61 años, fue trasladada a cirugía para que su dedo fuera amputado, pero los cirujanos se dieron cuenta de que la infección se había diseminado, por lo que tuvieron que amputar su pierna bajo la rodilla.

Metro UK – HAZ CLICK AQUÍ PARA VER LA IMAGEN SIN CENSURA

Luego de pasar por recuperación, decidió demandar al hospital donde fue atendida, ya que asegura que todo se complicó debido a la negligencia de quienes la trataron. Es difícil comprender cómo un golpe en un dedo –algo que estoy seguro que a la mayoría de la gente le ha ocurrido en más de una ocasión – podría terminar en una lesión tan catastrófica.

Metro UK – HAZ CLICK AQUÍ PARA VER LA IMAGEN SIN CENSURA

“Cuando vas al hospital, se supone que estás en las manos más capaces, pero hoy siento inseguridad. Ahora debo enfrentar la vida como una amputada y aún no se cómo podré reponerme a eso. Sólo quiero que se aprenda una lección en mi caso, para que no le ocurra a nadie más. Nadie debe perder su pierna debido esto”, afirmó.

Te puede interesar