Por Ghalia Naim
14 Julio, 2017

Pensaba que se lo merecía y jamás lo delató… Hasta que se metió con su madre.

Dice el viejo refrán que “caras vemos, corazones no sabemos” , y aunque a veces lo usamos en contextos divertidos, es terrible saber que es verdad. Cuando Kim Lightbody, del Reino Unido, aceptó ser novia de Kyle Auld: pensó que el apuesto chico era el amor de su vida, pero terminó siendo la peor pesadilla. La golpeaba tanto, que le daba vergüenza salir de casa con toda su imagen desfigurada.

Durante casi dos años, guardó silencio y permitió abusos para salvar la vida de sus padres.

Después de unos meses saliendo, Kyle mostró su verdadera esencia. Comenzó a agredirla por cualquier disgusto y luego sin ninguna razón. Al principio, Kim pensó que podía soportarlo, pues sentía que todo era su culpa y que la agresiva actitud de su pareja era “normal”, sin embargo, la violencia aumentó hasta el punto de amenazarla con matarla y acuchillar a toda su familia.

“Papá está en silla de ruedas y él lo sabía, así que me advirtió que si decía algo de lo que estaba pasando, pondría a mi padre en una casa para ancianos y apuñalaría a mi madre, abuela y perrito. Terminé diciéndole que volvería y estaría siempre junto a él para que no poner a mi familia en peligro”.

Daily Record WS

Por supuesto, la chica de solo 20 años no resistió el maltrato y pidió ayuda.

Su madre trató de rescatarla del encierro en el que Auld la tenía, pero jamás logró escapar. Él, siempre aparecía justo a tiempo para impedirlo. Luego de eso, todo se tornó peor, apretaba sus mejillas y la levantaba hasta que sus pies no tocaban el piso y después la arrojaba contra la pared. Su rostro siempre estaba desfigurado o con sangre, y su cuerpo lleno de moretones.

Daily Record WS
Daily Record WS

Un día no lo toleró más…

Kyle la estaba golpeando en la casa de sus padres en el segundo piso, entonces, su madre subió a defenderla y él la pateó y empujó tan fuerte, que se le dislocó un brazo.

“No me dejaba tranquila, me perseguía hasta en la calle y yo le decía que era vergonzoso porque todos nos miraban. Ese deía cuando me estaba golpeando me dijo `suficiente, es suficiente´”.

Para la suerte de Lightbody  y su familia, Auld fue condenado a prisión meses más tarde por tres delitos de robo a mano armada. Dos de ellos de cuando solo tenía 15 años. Gracias a la investigación, las autoridades supieron todo el daño que le estaba causando y posiblemente con eso se agregará un nuevo cargo a su sentencia: el de violencia doméstica.

Daily Record WS

El maltrato no se justifica para ningún género. Si sabes que alguien está sufriendo agresiones, ayúdalo a denunciar.

 

Te puede interesar