Por Catalina Yob
11 julio, 2017

El repudiable hecho fue captado por una cámara oculta.

Todo comenzó con un inesperado cambio de actitud desde Betty Boylan de 78 años, quien se encuentra actualmente en un hogar de ancianos en la ciudad de Birmingham en Inglaterra, debido a que padece de demencia senil y no puede moverse por sí sola. A pesar de que la familia exhibió su preocupación ante el recinto, éste no entregó una respuesta certera, por lo que ellos decidieron instalar cámaras de televigilancia al interior de la habitación. 

Éstas no sólo dieron cuenta del abuso del que Boylan era víctima, sino que exhibió el inhumano trato que recibía por parte de una de las cuidadoras identificada como Susan Draper de 43 años, quien trabaja en el lugar hace más de 17 años. Una de los videos captados por las cámaras mostró que Draper roció aerosol en la boca de Boylan, mientras la anciana intentaba alejarse fatídicamente.

SWNS
SWNS
SWNS

Las imágenes también muestran a otra cuidadora que se encontraba en el lugar de los hechos a la hora en que Boylan fue vulnerada, quien ríe en el momento en que ésta rocía perfume al interior de la boca de la anciana, mientras ella se queja severamente.

El persecutor del caso señaló que la anciana es una de las pacientes más vulnerables al interior del recinto debido a la demencia que padece y al hecho que no puede moverse sin la ayuda de un tercero. El perfume que la trabajadora introdujo en su boca fue dispuesto por la familia, la cual señaló que es exclusivamente para uso corporal.

En el juicio oral del caso, la acusada se defendió consignando que no hubo intención de provocarle daño a la anciana, sino que sólo pretendía que la víctima estuviera presentable para cuando su familia llegara a visitarla. Sin embargo, el fiscal decidió desvincularla permanente del recinto de ancianos y ponerla en prisión preventiva hasta la sentencia que será expuesta a fines del mes de julio.

Te puede interesar