Por Diego Cid
2 Agosto, 2017

Se extendía por las escalera y la sangre no paraba de correr.

No todos tenemos el “estómago” como para tolerar ver escenas sangrientas y cosas así. Es más, para los niños en formación podría ser realmente impactante tener que estar en presencia de una circunstancia así. Es por eso que la madre de tres niños tuvo que recurrir a una medida extrema para evitar un trauma para sus hijos… afuera de su propia casa.

Sangre por todos lados. Eso es lo único que puede ver cuando abre la puerta. No es nuevo, pues ese charco -se queda corto llamarle así- lleva al menos tres días en su entrada. Las verdaderas piscinas de sangre se extienden desde ese pequeño descanso y a lo largo de las escaleras.

Y no, no para nunca de encontrar más y más manchas en los escalones y paredes. El domingo en la mañana, la policía de Brigwater, Somerset, Inglaterra, recibió llamados de parte de los vecinos del edificio, preocupados por la salud de un hombre.

Somerset Live
Somerset Live
Somerset Live

Cuando llegaron, encontraron una ventana rota y a un hombre, el cual fue llevado rápidamente al hospital para que las heridas que se extendían por su brazo fueran tratadas.

La repugnante situación, según la autora del video que no ha sido identificada, se repite cada viernes y sábado por la noche de parte del mismo grupo de gente.

“¡Esto es totalmente asqueroso! Sí, es sangre. Tengo tres niños menores de cinco años y no puedo salir así. Tuve que cubrir sus ojos con vendas para poder sacarlos de la casa”.

Las circunstancias en que se habría producido el incidente aún se encuentran bajo investigación por parte de las autoridades, que llamaron a entregar cualquier tipo de información que se tenga respecto al caso. Hasta el momento, y según los vecinos, aún no se ha limpiado la sangre.  

Te puede interesar