La última es muy importante, DEMASIADO importante.

Cuando uno es así de hermosa y maravillosa, es imposible evitar tener un millón de seguidores que diariamente te declaran su amor. Sí, muchas veces puedo llegar a sentirme como la misma Beyoncé. Lamentablemente, no hay suficiente de mí para todos y he tenido que dejar a algunos en la friendzone. ¿Te ha pasado? Entonces de seguro te sentirás muy identificada con esto:

1. Como cuando intentas meter la palabra amigo todas las veces que puedas en una misma frase


2. Pero aún así aceptas todas sus invitaciones, pues no puedes desaprovechar que te consientan tanto


3. Y cuando la salida es demasiado comprometedora, comienzas a hablar de todos los chicos con los que te gustaría estar ahora


4. Abusas de la frase “me gustaría encontrar a alguien tan bueno como tú”


5. Pero no sin antes prevenir que se ilusione más de lo necesario, aclarándole lo lindo que es que un hombre y una mujer puedan ser así de amigos


6. Básicamente esta eres tú cuando el contacto físico es demasiado


7. Y cuando te dice que te ama, tú le respondes con un: awww, muchas gracias


8. De repente piensas un poco al respecto, y crees que hay algo tragicómico en lo que les sucede


9. Pero otras veces incluso te arrepientes pensando que se te pasa la mano con el miedo al compromiso


10. Sin embargo se te pueden ocurrir los mejores chistes al respecto


10. Pero finalmente esta es tu reacción cuando tú y el resto del mundo por fin entiende que la friendzone no existe… ¡y que es posible tener un amigos sin estar obligada a tener una relación con ellos!

De hecho, la friendzone probablemente no es más que un espacio imaginario inventado por todos los hombres despechados.

¡Etiqueta a todas tus amigas y amigos! Esta es una verdad de la que todos deberían entererarse… ¡lo antes posible!

Puede interesarte