Por María Fernanda Morales
23 noviembre, 2017

Tal como Cenicienta, tendrías la suerte de que cambiaría tu ropa vieja por la más linda y exclusiva… pero tu hada es más genial y no lo haría solo con un vestido y zapatos, sino que con todo tu armario.

Crecimos viendo a las Princesas de Disney y sus cuentos nos hacían querer ser como ellas. Muchos piensan que era por su belleza, o por los Príncipes que las salvaban… ¡PERO NO! Era porque tenían la suerte de contar con hadas madrinas que cumplían todos sus deseos. Si la vida se apiadara de nosotras, y tuviéramos una propia, pasarían cosas increíbles como estas: 

1. En primer lugar, sería la hada madrina con más estilo del mundo


2. Le pedirías que hiciera un clon exactamente igual a ti, para que vaya a trabajar y a las aburridas reuniones familiares mientras tú descansas


3. Su mayor poder sería hacer aparecer dinero de la nada -el cual compartirían, porque tú no eres para nada egoísta-


4. Tal como Cenicienta, tendrías la suerte de que cambiaría tu ropa vieja por la más linda y exclusiva… pero tu hada es más genial y no lo haría solo con un vestido y zapatos, sino que con todo tu armario


5. ¿Y una calabaza en un carruaje? ¡Mejor una calabaza en un auto de lujo!


6. Como tiene poderes mágicos, haría que tu perrito y tu gatito fuesen inmortales y estuviesen sanos para siempre


7. Y transformaría tu casa en una mansión, claro… pero ahí tendrías que pensar en cómo le explicarías a tus padres lo que está pasando


8. Finalmente no encontrarías una mentira con la que justificar todo, y les presentarías a tu hada madrina


9. Ellos comenzarían a pedirle deseos: joyas para tu madre


10. Muchos autos para tu padre


11. Y finalmente tu hada se cansaría de ser madrina de toda tu familia y se iría lo más rápido posible


12. Fue lindo mientras duró

¿Y vivieron felices por siempre? Pues parece que no. Pero tal vez alguna de nosotras tenga la suerte de que su hada madrina no la abandone. ¡No estamos pidiendo tanto!

Puede interesarte