A veces simplemente tienes que convertirte en la villana.

Tal vez te pasa como a mí, que mientras ves una película de Disney, te ríes de las princesas porque sabes que realmente eres tú la que debía estar en su lugar, pues naciste para ser protagonista de algo importante… y ellas no saben cómo hacerlo. Demasiada dulzura e ingenuidad… ¡y poca diversión! Algo estaba mal con los guionistas y les faltó conocerte. Pero debo decirte que tal vez nunca lo notaste, pero sí naciste para estar en una de esas cintas… y es justamente en La Sirenita.

Y no, no como Ariel… ¡si no como Úrsula!

¿Un personaje secundario? NO, ella sí que es la protagonista… y después pensarlo dos veces, te darás cuenta que es ella quien realmente representa lo que nosotras somos.

1. Es la reina, lanza besos y se ríe de todos, aunque sea odiada por ellos.

Dime que tú no lo has hecho, porque esto es lo que pienso de las personas que creen que pueden criticarme:

Sigo siendo fabulosa, lo siento, pero no lo siento.

2. Tiene todo el estilo del mundo

El maquillaje impecable, las cejas perfectas, un labial rojo que la hace lucir increíble, las uñas que todas deseamos pero bajo el agua son indestructibles y obviamente, su peinado… ¡se adelantó a la moda del cabello gris aunque fuese incomprendida en su época!

Porque cuando finalmente encuentras el tono de labial que te hace ver incluso más perfecta:

Y es mejor si lo conseguiste con tu propio dinero, como Úrsula.

3. Su misión es hacer entender a las mujeres que deben dejar de preocuparse por idioteces

No, Ariel no es la víctima, es una privilegiada. Úrsula le quita la voz sabiendo que así no conseguiría a Eric, ¡la ilusa creía que lo conquistaría solo por tener piernas! ¿Acaso alguien quiere a un príncipe azul así de estúpido?

No, por eso cuando sé que mi tonta amiga lo arruinará todo otra vez…

¡Ya me estoy cansando de advertirles!

4. Y la lección también es para su padre, Tritón

El padre de Ariel es un hombre autoritario que no se preocupa de escuchar a una de sus tantas hijas, encima le niega que cumpla sus deseos de conocer la vida sobre el mar (y Sebastián no ayuda nada en eso). Sí, esa película está llena de hombres idiotas y a ella le importa una $%@#*! enfrentarlos. ¿Qué importa que Tritón sea el Rey? Él no tiene poder sobre el contrato que firmó con Ariel y sólo ella podía lograr eso.

Por eso, cuando un hombre cree que ganará una discusión contra mí:

Sabemos muy bien cuál es ese sentimiento.

5. Además, es una mujer que encontró que supo encontrar confianza en su propia piel

¿Y lo mejor de todo? Lo hace de la forma más estilosa posible, segura de sí misma, a pesar de lo que pudiesen decir de su físico y finalmente, con un vestido negro con escote de corazón que una adolescente malcriada jamás podría sacar adelante.

Así que sí, naciste para protagonizar la película de tu vida y orgullosamente, lo haces como la mejor de las villanas.

Puede interesarte