Por Francisco Armanet
20 septiembre, 2016

La cerveza déjala para ti.

Aunque es un hecho que los perros siempre deberían mantener una dieta regida por alimentos para mascotas, también es cierto que existen situaciones en las que los humanos no podemos contenernos y acabamos dándoles uno que otro «premio» humano para que ellos sepan lo que realmente es bueno. Un pedazo de carne recién salido de la parilla, por decir algo, es el ejemplo perfecto. Si nosotros lo disfrutamos tanto ¿por qué privar a nuestro mejor amigo de dicha delicia? Pues, la verdad es que, según Mother Nature Network, alimentar ocasionalmente con algunas comidas para humanos a nuestros perros no tiene inconvenientes. Ahora bien, siempre es necesario saber cuáles son exactamente los alimentos que ellos pueden consumir y cuáles no.

Aquí te dejamos un útil listado de lo que está permitido y de lo que nunca, jamás, NI SE TE OCURRA, debes darle.

Pon atención.

PERMITIDOS

1. Yogurt.

Es alto en proteínas y en calcio. El yogurt natural es ideal para perros, especialmente si estos sufren de problemas digestivos. Asegúrate, sin embargo, de escoger aquellos que no contengan azúcar o endulzantes artificiales.


2. Avena.

Es una excelente fuente de fibra que ayuda a los perros con problemas al colon y también es ideal para aquellos que tienen alergias a semillas. Sí puedes dársela, pero antes procura cocinarla y no añadirle azúcar.


3. Pollo.

Si tu perro necesita una proteína extra, el pollo cocinado y sin condimentos es un excelente alimento que puedes darle para complementar su comida habitual. E incluso, puede reemplazarla si es que esta se acabó.


4. Salmón.

El omega 3 presente en el salmón beneficia prácticamente a todos los animales. Por eso que, cocinado, puede sustituir su alimento regular.


5. Broccoli.

Es alto en vitamina y un vegetal que suele darle una «inyección» alimenticia a los perros. Sin embargo, cuidado con la dosis. No debe superar el 10 por ciento en la dieta de tu mascota pues en cantidades superiores puede generar irritación gastrointestinal.


6. Huevos.

Siempre asegúrate de que estén completamente cocidos y podrás darle alguno que otro de vez en cuando. Los huevos son altos en proteínas, pero también en grasas, por eso debes cuidar la dosis y, nuevamente, procurar que estén cocidos.


7. Porotos verdes.

Nutritivos y bajos en calorías, los porotos verdes son una excelente elección que le dará a tu perro una carga de hierro y vitaminas. Asegúrate que estén frescos y que no tengan sal, y puedes darle sin problema. Pero cuidado, no confundas los porotos verdes con otro tipo de porotos, pues son los únicos que no causan infecciones grastrointestinales en estómagos delicados como el de los perros. Si quieres asegurarte por completo, cocínalos antes de dárselos a ellos (o a tu familia).


8. Zanahorias.

Es un vegetal bajo en calorías y alto en fibra y vitaminas. Además, masticarlas fortalecerá la dentadura de tu perro.


9. Zapallo.

Puedes servírsela ya que es una gran fuente de vitaminas. Además, contribuye en la mejora de problemas digestivos.


10. Queso

Según MNN, el queso en bajas cantidades puede ser una excelente fuente de calcio y proteínas para las mascotas. Siempre que tu perro no sea intolerante a la lactosa, (lo que es raro en canes, pero no imposible) puedes brindárselo de vez en cuando. Procura escoger las opciones con menor cantidad de grasa, como el mozzarella.


Ahora el turno de los alimentos que nunca deberías darle a tu perro.

PROHIBIDOS

1. Chocolate

Nunca lo hagas. Los perros son muy sensibles al estimulante que contiene el cacao y puede producirles vómito, diarrea, arritmia e incluso la muerte.


2. Uvas.

Aunque la fruta es una excelente opción para ti, a los perros puede causarle graves daños en los riñones.


3. Cebolla.

No, no la comería. Sin embargo, si la mezclas con otro alimento podría hacerlo y le causaría fallas en los glóbulos rojos.


4. Aguacate

Contiene una toxina que les causa malestar en el estómago y dificultad para respirar.


5. Alcohol

Uno pensaría que es bastante obvio. Sin embargo, son muchas las personas que, en estado de ebriedad o no, le ofrecen bebidas alcohólicas a sus mascotas. Puede parecer gracioso e incluso un acto inocente, pero el daño que se les produce a los perros puede ser irreparable. Intoxicación, infecciones y hasta la muerte.


¿Qué opinas al respecto?

Puede interesarte