Por Antonio Rosselot
11 octubre, 2017

Una maravillosa práctica ancestral.

Asumámoslo, a todos nos encantaría tener un bonsai. Son chiquitos y tiernos, simbolizan la relajación, la paciencia y la dedicación, ayudan a bajar las revoluciones de la rutina diaria y aparte, nos dan aire. ¿Hay algo realmente malo en estos arbolillos?

La historia del cuidado de los bonsái es ancestral: esta práctica es original de China, donde se les conocía como “penzai”.

Luego, los japoneses se apropiaron del concepto bajo la influencia de la corriente budista zen, tal como lo conocemos hoy.

Estas plantas se mantienen sin crecer dadas las restricciones en su cultivo, como pinchar sus flores, amarrar sus ramas y moderar el uso del fertilizante. Sin duda es un proceso que demora, pero finalmente da sus frutos…literalmente.

Acá te dejamos 10 bellísimos ejemplares de bonsai, ¡Para que te motives a tener uno en casa!

1. Un bosque de bonsáis de arce en otoño:

Proteon2

2. Este tiene más de 800 años de vida:

Dontago

3. Esta especie de bonsái se llama “Wisteria”:

Syokobutu Jimusyo

4. Este bonsái de 390 años sobrevivió al bombardeo de Hiroshima:

Super Shitposter

 5. Este es un manzano:

quaintrellelife.blogspot.com

6. Aquí, un bosque de bonsáis:

PMinisterOfMalaysia

7. Un bello ejemplar de azalea:

Cowtools

8. Un nítido arce rojo japonés:

CheapSeeds

9. Otro manzano, pero con una manzana:

Trust_in_hillary

10. Y finalmente, otra bella “Wisteria”:

nebonsai.org