Por Josefina Pizarro
7 junio, 2017

El sol los recarga de energía… y de pereza.

Ah, como amamos a nuestros mininos. Aunque a veces no lo demuestren mucho y saltan literalmente de nuestros brazos cuando más lo necesitamos, sabemos que nos aman… como sus leales esclavos. Pero algo que no muchos se dan cuenta es lo mucho que aman el sol, y no es necesariamente para obtener su dosis diaria de vitamina D ni para un lindo bronceado.

La temperatura de un gato es normalmente más alta que la humana, tiene un metabolismo muy alto y una gran cantidad de energía para mantenerlos calientes. Es por eso que cuando encuentran un lugar iluminado por el sol, se acostaran ahí mismo para conservar su energía y compensar la caída en el metabolismo basal que viene con el sueño cerrando ciertos proceso en el cuerpo.

¡Son realmente increíbles! Por lo que quería celebrarlo con algunas fotografías de ellos tomando un rico momento de sol, y descansando de su «ajetreado» día de gato.

1. Un gatito muy colorido.

SqueakyTheBarbarian

2. Cuando tienes que dominar el mundo a las 14:00 pero tienes una fiesta a las 14:30.

madflak

3. «Tómame una foto así como que no me doy cuenta».

laneige1990

4. ¡Y se hizo la luz!

harleyeaston

5. ¡A estirar esas patitas trabajadoras!

LeviticusKittylord

6. Así se toma el sol, nenas.

dori_love__

7. ¡Baila, gato, baila!

ccchisa76

8. Perros vs. gatos.

dori_love__

9. La dura vida de un gato me impresiona.

LeviticusKittylord

10. Familia al sol, ¡ahora!

LeviticusKittylord

¿Cuál te ha parecido más tierno de todos? ¡No me puedo decidir!

Puede interesarte