Por Pedro Juan
1 abril, 2021

El perro dorado perdió la vista a los dos años. En muy poco tiempo, Addie, su compañero de hogar, se había convertido en su guía y ayuda inseparable.

Cuesta creerlo por la constante felicidad y buen ánimo con el que nos reciben cuando llegamos a casa, pero los perros también sufren de muchas de las enfermedades que aquejan a las personas. Pueden sufrir de enfermedades tan terribles como la epilepsia, o sufrir males que dificultan sus vidas, como la ceguera. Esto fue lo que le pasó a Jake, un golden retriever, luego de cumplir sus dos años. 

Debido a que sus lagrimales dejaron de funcionar, los dueños de Jake decidieron operarlo y remover sus ojos, que solo estaban en su lugar para causarle dolor al perro. Por suerte para él, no estuvo solo: tanto durante su operación como en la recuperación, Jake tuvo a su lado a Addie, el otro retriever de la familia, quien se convirtió en el guía inseparable de Jake. 

Hoy, el perro ciego está completamente adaptado a su nueva vida, pero nunca lo habría logrado sin el apoyo de su familia y especialmente, la ayuda de Addie, su hermano.

1.

@thegoldensrule

2.

@thegoldensrule

3.

@thegoldensrule

4.

@thegoldensrule

5.

@thegoldensrule

6.

@thegoldensrule

7.

@thegoldensrule

8.

@thegoldensrule

9.

@thegoldensrule

10.

@thegoldensrule

11.

@thegoldensrule

12.

@thegoldensrule

13.

@thegoldensrule

14.

@thegoldensrule

15.

@thegoldensrule

El poder de la amistad siempre será lo más fuerte, sin importar que estemos hablando de personas o animales.

Puede interesarte