Por Pamela Silva
30 agosto, 2019

Los pobres animales querían probar el sabor de la libertad, pero el de los perros calientes fue más fuerte 😂

En Vermot está ocurriendo algo que podría ser muy gracioso, pero no lo es (bueno, es ligeramente gracioso principalmente porque no somos las personas afectadas por esta situación). Y es que sucede que 250 cerdos de una granja local se escaparon -aunque logran mayoría ya volvió-.

Walter Jeffries, el granjero en cuestión, acusa que días anteriores su granja había sido robada y que algún maleante cortó la cerca de su propiedad, permitiendo que los cerdos escaparan.

Para que los cerdos volvieran, Jeffries y otras personas de Vermont tuvieron que dejar rastros de comidas para atraerlos de vuelta a la granja. En especial, rastros de perros calientes.

AP

Y a pesar de que a nosotros nos puede parecer una situación muy graciosa, la verdad es que no es muy entretenida. Fueron 50 cerdos adultos y 200 lechones los que se escaparon a la ciudad y rondaban las carreteras, causando peligros.

Porque perseguían a las personas, los automóviles tenían que esquivarlos cuando los veían -lo que provocaba grandes peligros- y la posibilidad de que crearan una manada salvaje era preocupante.

Y como si todo eso no fuera suficiente, el dueño de los cerdos enfrenta posibles multas muy, muy altas por haber dejado que sus animales se escaparan (algo que está penalizado en casi todo el mundo, para que lo sepan).

AP

Las multas podrían ascender hasta a los $ 81.955,  ya que la cantidad de cerdos fugados son considerados un peligro público.

Así que esperemos que todo salga bien para Jeffries y que sus cerdos no le hayan causado muchos problemas. 

Puede interesarte