Por Camila Londoño
20 julio, 2016

Las emociones se pueden manejar con el cuerpo.

El psoas mayor o músculo iliopsoas comunica la parte superior con la parte inferior del cuerpo. Parte de éste importante músculo está en la cavidad abdominal y otra parte, en la zona anterior del muslo. Aunque no muchos lo saben, interviene en algunas funciones principales de nuestro cuerpo y por su tamaño, profundidad y ubicación es un músculo que fácilmente se carga de tensión. Algunos dicen que puede influir en el equilibrio emocional y ser causante del temor y la ansiedad que muchas veces sentimos. Por eso lo llaman el “músculo del alma” y hay que ejercitarlo. Estos son algunos ejercicios básicos que podrás hacer.

Importante: Si tienes alguna condición médica especial consulta a tu médico antes de hacer cualquier cosa. Y si crees que por alguna razón no debes o puedes realizar alguno de estos ejercicios, no lo hagas sin antes consultar a un profesional.

1. Rodilla al pecho

1. Acostado boca arriba, flexiona las piernas.
2. Lleva la rodilla derecha hacia el pecho y sujétala con las manos. El pie izquierdo debe permanecer en el piso.
3. Mantén la posición algunos segundos y repite con la pierna contraria.

5783d0fe3b933_crop
Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

2. Estiramiento espinal

1. Recuéstate boca arriba (sobre un mat o colchoneta) y abre los brazos en forma de cruz. Las palmas deben tocar el piso.
2. Levanta la rodilla derecha por encima de la izquierda rotando la cadera y déjala reposar sobre el suelo. La pierna debe formar un ángulo recto. La pierna izquierda no debe estar flexionada.
3. Mantén algunos segundos la posición y repite con la otra pierna.

5783d0fdd5fe1_crop
Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

3. Estocada

1. Párate derecho con las piernas separadas (la espalda debe estar erguida durante todo el ejercicio).
2. Da un paso al frente con el pie derecho.
3. Baja la rodilla izquierda hacia el piso y luego deslízala hacia atrás hasta que toda la pierna izquierda se encuentre estirada.
4. Apoya las manos en la rodilla derecha para sostenerte.
5. Mantén la posición unos segundos, vuelve al inicio y repite con la otra pierna.

Consejo:  Para un mejor resultado, contrae los músculos abdominales.

5783d0fdb2321_crop
Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

El cuerpo es importante, pero no te olvides del alma. 

Puede interesarte