Por Alejandro Basulto
27 julio, 2020

Datos importantes que entrega una experta veterinaria para saber cómo complacer de la mejor manera al gato o al perro de la casa.

Los perros y los gatos tienden a ser los animales que más son elegidos para convertirse en los grandes acompañantes de nuestros hogares. Seres cariñosos, bellos y con conductas y maneras de ser tan únicas e interesantes, que constantemente nos brindan momentos enternecedores o de risa. Los canes destacarán por su lealtad y espíritu juguetón, mientras que los mininos son los favoritos de muchos su curiosidad y los regalones que pueden llegar a ser . Salir a pasear con el amigo perruno o dormir con el amigo gatuno, son grandes panoramas que valen la pena disfrutar al menos una vez.

iStock

Entonces, como se trata de seres muy queridos, uno como su humano, siempre intentará darles lo mejor. Es decir, un espacio en que se sientan cómodos y abrigados en invierno, que sean constantemente mimados, que estén vacunados y tratados contra diferentes enfermedades y parásitos, y que se les dé un alimento que les haga bien, que sea sano y les permita crecer y posteriormente envejecer, de la mejor manera posible. Y para eso, la doctora Vickie Carmella, directora de los servicios veterinarios de Blue Buffalo, dio unos consejos a pedido de The Dodo para darle la comida ideal al peludo regalón.

iStock

No siempre lo caro es lo mejor

La comida que cuesta más, no siempre es la de mejor calidad o la más apta para el can o minino de uno. Lo ideal es consultar al veterinario que ve a la mascota sobre cuál es el alimento que más beneficios le puede otorgar. En estos casos, muchas veces nombrará diferentes tipos de alimentos, por lo que luego vendrá la etapa de investigar las marcas en sus sitios web.


iStock

La edad importa

Un cachorro no come lo mismo que un perro o gato adulto, y uno de estos que esté viviendo su adultez, no se alimenta de la misma manera que uno que se encuentre en la vejez. Hay tres etapas claves en la vida de los animales: cachorros y gatitos; vida adulta; y edad avanzada. Los alimentos de los primeros, que tienen menos de un año, son hechas para apoyar su crecimiento. Luego comerán la comida de adultos durante 7 años, que busca mantenerlos sanos. Y tras eso, cambiar a una de adultos mayores. Y más allá de la edad, también es importante fijarse en las necesidades dietéticas específicas, como alimentos que apoyen la salud de las articulaciones, pelaje, etcétera. Son muchos factores a considerar junto con la edad.


iStock

Comparar los pros y contras de los alimentos húmedos y secos

Además de la edad del espécimen, la marca la comida y los beneficios particulares que pueda dar, la textura del alimento también es sumamente importante. Porque por ejemplo, la comida húmeda puede servir mucho cuando el animal se siente mal, o cuando se trata de un perrito o gatito que le faltan dientes. Mientras que los alimentos secos poseen más nutrientes y calorías en cada mordisco.


iStock

Ojo con la letra pequeña

Hay que estar siempre atento con la información menos visible. Por eso siempre se recomienda leer la lista de nutrientes, para preocuparse de que por ejemplo, sea lo más natural posible y no contenga conservantes artificiales, ni nada parecido.


iStock

Anotar todo en un diario para conocer sus hábitos alimenticios

No todos los perros ni tampoco todos los gatos, tienen las mismas rutinas. Por lo que es bueno tener anotado cuándo y cuánto comen, y con qué frecuencia andan al baño. De esa manera, además de uno poder ordenarse, se puede saber cuándo tienen un malestar o un problema en su sistema digestivo.


Probar nuevos alimentos

iStock

Si la comida que le está dando al peludo regalón no está consiguiendo todos los resultados esperados, y este está engordando más de lo debido o su pelaje se encuentra algo opaco, ese es un buen momento para probar una alimentación diferente. Pero esto debe hacerse de manera gradual, y ojalá durante 10 a 14 días, siguiendo las pautas del fabricante sobre cómo hacer la transición. Después del cambio, hay que tener mucho ojo con las idas al baño y la cantidad de veces que come el gato o perro, para saber si realmente el nuevo alimento fue un éxito.

Puede interesarte