Por Romina Bevilacqua
11 septiembre, 2014

Normalmente cuando conocemos a una madre que utiliza pañales de tela pensamos «¡Qué anticuado!» o simplemente preguntamos sorprendidos «¡¿Usas pañales de tela?!» y de ahí en adelante la conversación sigue más o menos así…

«Sí» – dice la mujer

«Oh, wow. ¿Qué te parecen?”

“¡Genial! ¡Me encantan!”

“¿Pero no es más trabajo?”

“No realmente –sólo una carga extra de ropa para lavar cada cuadro días más o menos”

“Yo en verdad quería usar pañales de tela, pero…”

Es entonces cuando empiezan las excusas, donde la más popular dice: «Es mucho trabajo». Pero también están “odio lavar ropa”, “nunca he podido cambiar”, “mi jardín infantil no trabaja con pañales de tela” y “si sólo tuviera un niño lo haría”.

Pues bien, efectivamente los pañales desechables son maravillosamente convenientes en algunas circunstancias como viajes largos, pero realmente no hay muchas razones que justifiquen su uso en la casa. Y lamentablemente, son muchos los padres a los que parece no importarles el fuerte impacto ambiental que estos acarrean.

baby-in-diaper

Un bebé promedio usa alrededor de 5.000-8000 pañales hasta el momento en que son entrenados para usar el baño. Sólo en Estado Unidos se producen más de 18 mil millones de pañales sucios al año, gracias al 80% de padres que usan desechables. A  estos 18 mil millones de pañales se le suman las 82,000 toneladas de plástico y 1.3 millones de toneladas de pulpa de madera (250.000 árboles). Después de varias horas de uso, se arrojan en un vertedero y se dejan ahí por 200-500 años hasta que se descomponen.

Nadie lo sabe porque nadie ha vivido lo suficiente, pero si en verdad se demoran 500 años en degradarse, entonces los primeros pañales desechables creados hace 40 años atrás probablemente todavía estén por ahí hasta que tus tátara tátara tátara tátara tátara tátara tataranietos nazcan.

Muchos padres primerizos no se dan cuenta que, en los años recientes, la tecnología de los pañales de tela ha evolucionado a pasos agigantados. Ya no existen las prácticas arcaicas de hervir pañales para esterilizarlos, o doblarlos en cuadrados de complicadas formas, y usar un gran e intimidante gancho para amarrarlos a un recién nacido que no para de llorar.  Los pañales de tela modernos son, sorprendentemente, muy fáciles de usar y no requieren mayor trabajo al ponerlos que los desechables. Y en el momento de cambiarlos, hay sólo un par de pasos extra que se necesitan para tirar el desperdicio y poner el pañal en un balde. El resultado es un cambio de pañal con cero residuos, libre de la catástrofe ambiental que traen los pañales desechables empapados en químicos.

GoodBye-Disposable-Diaper

Aquí damos 7 beneficios adicionales que tienen los pañales de tela:

 1. Los pañales de tela están de moda y son atractivos

En una época donde la conciencia ambiental se hace cada vez más fuerte y popular, muchos padres están dando una oportunidad a los pañales desechables. Además están hechos de telas con diversos diseños.

2. Menos alergias

Reducen las reacciones alérgicas de la piel a los varios químicos de los desechables

3. Protegen los genitales de tu bebé

Previenen que los testículos de los niños se sobrecalienten, lo que sucede con el uso prolongado de los desechables y podría incluso estar unido a la baja cuenta de espermatozoides más tarde en la vida.

4. No tienen olor

Se limpian inmediatamente y no quedan pañales hediondos tirados por ahí.

5. Son mucho más baratos

Con un costo promedio de $300-400 dólares en vez de los $7.500 dólares que cuestan los desechables. Gastas dinero en el agua caliente al lavarlos, pero colgarlos a secar el sol los blanquea después de su uso.

6. Facilitan el entrenamiento de esfínteres

Porque el niño está más consciente de lo que hay en sus pantalones.

7. Son a prueba de niños

Los niños no se los pueden sacar tan fácilmente como los desechables.

Original

Puede interesarte