Por Javiera Spröhnle
17 febrero, 2017

Lo encontraron vagando por la carretera junto a su madre

Un pequeño perrito de 6 semanas de edad y su madre, fueron vistos vagando al lado de la carretera. A Peggy, la mamá, le faltaba parte de su pierna, mientras que algo andaba mal con el cachorro llamado Pip Squeak, pero nadie sabía muy bien qué. Afortunadamente, ambos fueron trasladados a la sede local de la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad a los Animales (RSPCA) en el Reino Unido.

Posted by RSPCA Essex South and Southend Dogs Needing Homes on Thursday, September 8, 2016

Pip estaba perdiendo la visión y los rescatistas pensaban que sólo se trataba de una acumulación de líquido en su cerebro. Pero, a medida que se fue recuperando y la hinchazón fue disminuyendo, las resonancias magnéticas revelaron algo sorprendente:

“Al cachorro le falta parte de su cerebro, lo que significa que sus nervios ópticos no están desarrollados y no puede ver. Es algo que el equipo de neurología de The Animal Health Trust nunca había visto antes en un perro”

– Amy De-Keyzer, oficial de prensa de RSPCA –

UPDATE; Pip and Peg visited the vets today ;Pip (6 week old pup) the vet feels she has no vision, her eyelids are not…

Posted by RSPCA Essex South and Southend Dogs Needing Homes on Friday, September 9, 2016

Según los expertos, se cree que probablemente esto lo ocasionó un criador de perros irresponsable, que cruzó a dos perros genéticamente alterados, para crear alguna especie de raza en específico; lo que resulta, en la mayoría de los casos, muy mal para los pobres animalitos.

“Peggy está perdiendo la parte inferior de su pierna trasera izquierda y creemos que necesitará un tratamiento quirúrgico y veterinario considerable. El veterinario cree que es el resultado de una lesión traumática o podría haber sido causado deliberadamente. Aunque la amputación es una opción, puede ser remitido para tratamiento especializado y podría ser adecuado para una prótesis también”

Kathy Butler, coordinadora de RSPCA

A pesar del mal estado de salud de ambos, al menos Pigge y Pip ya no se encuentran a la deriva en las calles y han caído en buenas manos que les darán todo el cuidado necesario. Aún están buscando una familia que los adopte, mientras se instalan en el hogar de acogida.

Posted by RSPCA Essex South and Southend Dogs Needing Homes on Thursday, September 8, 2016

Adoptar a una perrito de la calle, puede formar un lazo mucho más fuerte y significativo que si lo compras. De hecho, quizás le salves la vida <3

 

Puede interesarte