Por Macarena Faunes
28 noviembre, 2019

“¡Dale, carajo!”, le gritaban mientras era azotado por sus cuidadores. Querían dominarlo de la peor manera.

Ningún acto de entretención que involucre hacer sufrir a un animalito es digno de cometer por un ser humano. Ellos vienen a este mundo para ser felices y vivir plenos en su hábitat natural. No es necesario hacerlos pasar por un estrés innecesario, tal como el que te mostraremos a continuación, el cual deja bastante que desear.

Un caballo fue obligado a cargar pesadas ramas mientras era hostigado a latigazos para saltar con ellas, todo para divertir a sus cuidadores. El animal llevaba a cada costado los tallos que habían puesto entrecruzados en su lomo. No quería hacerlo, deseaba estar en paz. Pero no. La desconsideración humana dejó mucho qué pensar.

Facebook

“¡Dale, carajo!”, le gritaban los hombres mientras el equino a penas podía soportar semejante peso. Para evitar que se escapara, estaba atado por el cuello a una cuerda. El sujeto que lo custodiaba tenía gran hincapié en no dejarlo ir. Quería que terminara la misión a como de lugar.

Facebook

Se cree que este acto tuvo pudo tener dos razones. Por entretención o por dominación. Si no buscaban gozar con su dolor, querían que aprendiera de la peor manera quién manda. Nunca se preocuparon de cómo se sentía el caballito con todo esto.

Facebook

Da algunas vueltas para complacer a estos individuos, peor lo cierto es que ya no puede más. El registro fue publicado en Facebook y generó la indignación de los usuarios. Míralo a continuación.

Facebook

Dentro de todo lo grave de este maltrato, destaca la idea de que nadie de los presentes hizo algo para defenderlo, ni siquiera quién graba. ¿Cómo no se ponen en el lugar de este equino? ¡Está sufriendo! El daño que le puede provocar al cargar estas ramas puede ser irreversible, tal como lo conté en la siguiente nota. 

Repudio todo acto de maldad hacia los animales silvestres. Ellos merecen una vida digna como cualquier ser doméstico. Evitemos actos como esto y prioricemos su bienestar por sobre todas las cosas. Pensemos con la cabeza.

Puede interesarte