Por Luis Lizama
9 noviembre, 2020

Por las grandes cantidades de humo, las llamas y la falta de alimento, se creía que podían haber desaparecido. La especie ha sido declarada vulnerable a la extinción, pero sigue luchando por subsistir.

Hablamos del lamentablemente codiciado guacamayo jacinto (Anodorhynchus hyacinthinus), un ave de la familia de los loros, que ha sido víctima del ser humano. Habita las selvas de Brasil, Bolivia y el norte de Paraguay, maravillando a toda persona que tiene el placer de conocerla. Está clasificada como vulnerable a la extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y recientemente han llegado buenas noticias para la especie.

A pesar de los feroces incendios que afectaron al Pantanal de Brasil, las grandes cantidades de humo y la falta de alimento, las familias de guacamayos azules siguen habitando la zona. Se temía lo peor, sin embargo, un equipo del Instituto Arara Azul ha confirmado su presencia. 

¡Es una tremenda noticia!

Martin Schneiter Photography reisegraf.ch

A comienzos de agosto los incendios devastaron al Pantanal, afectando la granja que albergaba a estas aves. A este inminente peligro, se sumaba la destrucción de su ecosistema, la falta de alimento, agua y el humo. El pronóstico era desalentador.

Pero recientemente un equipo del Instituto Arara Azul, junto al experto en aves de Brasil, Pedro Scherer Neto, encontraron a los guacamayos todavía viviendo en el sector.

“Vimos grandes cantidades de guacamayos azules en la granja. Los números que contamos son similares a los registrados en el censo de agosto de 2019”.

–comentó el experto a través de la organización–

Imagen referencial – Pixabay

Hace pocos días, el Instituto dio a conocer una actualización sobre el estado de las aves y de la granja que los alberga, entregando alentadoras noticias.

“En la finca, las lluvias importantes solo comenzaron a ocurrir el 22 de octubre de 2020. En dos días llovieron 120 mm. Y luego, no solo los guacamayos, periquitos y loros, ¡sino toda la fauna estaba de fiesta! Era un caballo corriendo por los campos, pájaros volando y llamando todo el tiempo.

Todo moviéndose, caminando de un lado a otro, después de cuatro meses sin lluvia. Los que conocen y disfrutan del campo saben de lo que estamos hablando. ¡Es una alegría! ”.

–resaltó la organización en sus redes sociales–

Imagen referencial – Pixabay

De la misma forma, confirmaron que los guacamayos continúan en la propiedad, esparcidos en buenas cantidades y buenas condiciones.

Las bellas aves respiran aliviadas por sobrevivir al siniestro, al igual que los expertos, amantes de la naturaleza y todos quienes ven con preocupación el estado del Amazonas. 

Imagen referencial – Pixabay

Cabe destacar que esta especie ha sido declarada casi extinta, en varias ocasiones, sobreviviendo gracias al trabajo de reinserción a la naturaleza, además de la increíble labor de agrupaciones como el Instituto Arara Azul.

Esperamos que sigan volando felices por muchos años más.

Puede interesarte