Por Daniela Morano
10 abril, 2019

Aunque no puede ver, sabe que sus años dorados serán junto a alguien que sí la ama y cuidará hasta el final.

Muñeca, una salchicha, tenía 18 años cuando fue abandonada en una perrera. Había perdido su visión y lo más probable era que la sacrificarían en ese lugar, pero a sus dueños no les importó. Elaine Seamans, voluntarios hace años del Centro de Cuidado Animal Baldwin Park en Los Angeles, Estados Unidos, se acercó a Muñeca para abrazarla y recordarle que todo estaría bien.

«Cuando llegué Elaine ya la tenía entre sus brazos», dijo John Hwang, el hombre que tomó la foto de las dos abrazándose. «El perro estaba aferrándose a ella».

Aunque parecía que la historia de esta salchicha terminaría ahí, gracias a la foto de Hwang en redes sociales su historia se hizo viral y dos días después de ser abandonada, la fundación Frosted Faces se acercaron para recogerla y encontrarle un hogar.

John Hwang
John Hwang

Sus dueños no la querían pero sí cientos de personas que se ofrecieron a cuidarla. Quien finalmente se quedó con ella fue Amy Gann, quien feliz llegó a recoger a Muñeca.

«Revisamos las aplicaciones de mucha gente y hablamos entre todos. Incluso fuimos a la casa de varios. Cuando por fin aprobamos a alguien y viajaron a San Diego, los conocí pero estaba muy nerviosa», dijo Kelly Smíšek, directora ejecutiva del refugio.

Frosted Faces

«‘Ojalá hayamos elegido a la persona indicada’ pensaba y cuando la vi dije ‘oh Dios mío, me alegro tanto de que se vaya a casa contigo'».

A Muñeca le quedaban muchos momentos por vivir antes de despedirse de esta vida, y apenas llegó a su nueva casa recibió un merecido baño y un paseo por la playa.

Frosted Faces
Frosted Faces

«No puedo alejarme de ella. Mi familia es muy unida y nos la pasamos unos a otros como si fuese un bebé recién nacido», escribió Gann a Smíšek en un mensaje.

Frosted Faces

Aunque Muñeca no podía ver nada, de seguro sentía el calor del cariño que le daba su familia.

Puede interesarte