Por Macarena Faunes
28 mayo, 2020

Chiquinho resultó con un serio daño en su vejiga, por lo que tuvo que ser operado de urgencia. El abuelito de 75 años se ofreció a pagar todo, a pesar de su escasa jubilación.

El amor que sientes por los animales lo es todo. Eres capaz de llevar tu cuerpo al límite para resguardar su seguridad. No te importa poner en peligro tu integridad física, todos los sacrificios valen la pena para ver una sonrisa y esos ojitos en la cara de tu mascota. 

Nelson, un abuelito de 75 años, transportó en una carretilla a un perro callejero (al que había adoptado) que acababa de ser atropellado para llevarlo al hospital veterinario. Suplicaba que no falleciera. 

Érico Xaolin

Al ver cómo sufría producto de las fracturas que el vehículo le provocó, no dudó en usar todas sus fuerzas y colocarlo dentro de la carreta. Caminó más de un kilómetro hacia el recinto asistencial más cercano. 

Érico Xaolin

El perrito fue atendido por el veterinario Erico Xaolin, quien curó las heridas de Chiquinho, nombre con el que fue bautizado el pobre animal. 

Érico Xaolin

El cachorro sufrió daños en su vejiga, por lo que fue sometido a una intervención quirúrgica. A pesar de vivir con lo justo y necesario por la escasa pensión que recibe por su vejez, Nelson se ofreció a costear la costosa operación. 

Érico Xaolin

Conmovido por el noble gesto, el médico compartió este caso en su Facebook. Cientos de personas se ofrecieron a ayudar monetariamente al perro. 

Érico Xaolin

Tras ser dado de alta, Chiquinho se reencontró con su Nelson, quien ya es su nuevo dueño oficialmente. 

Del mismo modo en que llegaron, Nelson se llevó a su compañero de vida en la carretilla, quien debe de usar de un collar isabelino durante algunos días por su recuperación.

El animal era de un vecino del anciano que al mudarse, decidió dejarlo abandonado en la calle, en vez de encontrarle un nuevo hogar. 

Cuando veas a un animal sufriendo en la calle, no importa si no eres su dueño, debes ayudarlo. Si no tienes suficiente dinero para costear su tratamiento, no te preocupes, siempre encontrarás a una persona dispuesta a ayudarlo contigo.

Pero sobre todo, si te cambias de hogar y no puedes llevártelo, búscale una nueva familia, pero jamás lo abandones. 

Puede interesarte