Por Cristofer García
30 julio, 2021

Un anciano de 75 años no tenía donde vivir y, a pesar de no contar con recursos, ayudaba a gatos en su misma condición. Un activista le ayudó con una vivienda, comida para él y sus gatos.

Quienes poco tiene suelen ser los que más hacen por los demás. Un ejemplo claro de ello es este hombre de Kuala Lumpur, capital de Malasia, quien a pesar de dormir en su automóvil, debajo de un puente, es un héroe anónimo que ayuda a gatos callejeros.

Este es el caso de un abuelo de 75 años que fue sorprendido viviendo en estas condiciones, de acuerdo a una publicación en la red social Facebook en la página de Ebit Lew, activista que se dedica a ayudar a personas de pocos recursos.

Ebit Lew

“Impactado y triste por escuchar a un tío de 75 años durmiendo en un coche durante 2 meses bajo el puente de Jejantas, cerca de Central Market, Kuala Lumpur. Una buena persona. Cuida a gatos en su coche. Es triste ver la condición de este tío. Ya no cuenta con nadie. Dijo que su vida cayó por las escaleras. Comenzó a llorar de repente”, escribió Lew.

Ebit Lew

Tal como se puede apreciar en las fotografías, el hombre tiene dentro de su pequeño vehículo algunas jaulas con gatos dentro. Ahí les da resguardo, los alimenta y cuida de ellos, con mucha dedicación y sin importar que tenga poco dinero.

Ebit Lew

Lew contó que, al conocer su situación, hizo las gestiones necesarias para rentar una casa para este anciano. “Seguía llorando. ¿Por qué estás llorando tío? Mucha gente ayuda y nunca pensé que podría conseguir una casa de inmediato. Planeamos  encontrar una nevera, lavadora y cama. El tío dijo que está bien, que conseguir una casa es suficiente, que era demasiado y estaba avergonzado“, dijo Lew.

Ebit Lew

“Esta es la bendición del tío que ama a los gatos. Alá da sustento. Nos conocimos y le di algo de dinero. Lo llevé a Elewsmart para comprar comida para gatos, arena para gatos y algunos suministros de comida. Que el tío siempre esté sano y todo se alivia. Que sea una razón para la bondad”, añadió el activista.

Ebit Lew

Aunque no sea mucho, ya cuenta con un techo donde vivir.

Puede interesarte