Por Moisés Valenzuela
8 noviembre, 2018

El pequeño Bruiser vuela cada vez que se zambulle.

Vamos a hacer una declaración que quizás no a todos les parezca: preferimos el frío antes que el calor. Por lo menos yo, que estoy escribiendo esto.

El frío uno puede arreglarlo. Es cosa de usar un poco más de ropa y todo encuentra solución. Sin embargo, ante el calor excesivo uno no puede hacer mucho y hay que ingeniárselas. Como este oso.

Youtube

Bruiser es un adorable y acalorado oso grizzly que vive en el santuario Single Vision, en Florida. Y aunque todos podríamos pensar que a los osos los hace feliz estar recostados y comiendo miel, no es su caso: él disfruta relajándose en piscinas.

Aunque no es sorpresa que los osos aman el agua y son excelentes nadadores, Bruiser lo ha llevado a otro nivel.

Youtube

El tierno oso no sólo se baña en la piscina, sino que lo hace como cualquiera de nosotros: tranquilamente camina hacia la escala, sube cada peldaño y desde ahí se da un chapuzón que parece ser lo más divertido.

Aparentemente, es la parte que más le gusta. Porque luego de sumergirse y nadar unos momentos, sale del agua sólo para volver a subirse y lanzarse como el mejor clavadista.  

Youtube

El registro es realmente divertido. Bruiser está disfrutando el agua y pasando uno de los mejores días de su vida. Y lo envidiamos un poco. Al parecer tendremos que seguir su ejemplo para lidiar con los días de calor. Por lo menos es una gran forma de contrarrestarlo.

Youtube

El objetivo de Single Vision es contribuir a la “conservación en todo el mundo de especies en peligro de extinción y la preservación de preciosas tierras y hábitats esenciales para la protección de la vida silvestre restante de la tierra”. Y aunque una piscina no es precisamente parte del hábitat natural de un oso, sí que Bruiser está disfrutando usarla.

Míralo bañándose como todos quisiéramos en este momento:

 

Puede interesarte