Por Leonardo Granadillo
27 julio, 2020

“Vagó por el patio trasero y se acercó a la piscina, sumergió una pata en el agua, luego se subió y se acostó. Parecía tan contento y renovado”, indicó la dueña de la casa.

El calor no es algo que sólo nos pega a los seres humanos. El impacto también es bastante sufrido por los animales. Es habitual en época de verano, ver a tu perro querer bañarse o a tu gato dando vueltas en el suelo para intentar refrescarse en el frío del suelo.

Además de los animales del hogar, aquellos que viven en las montañas y en la selva también aprecian la oportunidad de refrescarse. Un ejemplo de ello fue este enorme oso negro, que fue grabado durmiendo como si fuera un rey en un jacuzzi.

Regina Keller

El animal se coló en la propiedad de Regina Keller, una mujer que habita cerca del Bosque Nacional George Washington en Fort Valley, Virginia (Estados Unidos). Si bien Keller por la zona en la que hace vida está acostumbrada a lidiar con zorros, ciervos, ardillas, y ha tomado fotografías de ellos por 12 años, en ningún momento se había topado con un enorme oso de casi 272 kilos (según estimaciones).

Regina Keller

El atrevido animal descansó al menos una hora, después se despertó por el ruido de los perros cuando los nietos de la mujer llegaron. Los expertos señalaron que no debería ser algo de extrañar la conducta del oso, ya que buscan refrescarse ante la creciente ola de calor que se vive en territorio norteamericano, la cual se eleva en ocasiones hasta a los 35ºC.

“Vagó por el patio trasero y se acercó a la piscina, sumergió una pata en el agua, luego se subió y se acostó. Parecía tan contento y renovado”

Indicó Regina Keller a CNN

Un animal que si bien puede ser bastante peligroso, a la distancia correcta y estando resguardado puede ser muy fascinante de apreciar, más cuando su única intención es dormir y refrescarse un poco. Esperemos que los nietos no se molesten por encontrar algunos pelos en su mini-piscina.

Puede interesarte