Por Macarena Faunes
20 noviembre, 2019

Descansa durante algunos segundos sobre ella. Se levanta y comienza a mirar para todos lados. ¿Ahora qué?

El vínculo que se genera entre una madre y su hijo es uno de los más fuertes que existe. No conoce limitaciones, barreras ni fronteras. Es un cariño tan puro e inquebrantable, que traspasa hasta la muerte. Lo mismo sucede con los animales. Aunque no pueden hablar, comunican sus emociones a través de los gestos.

Una emotiva despedida vivió un elefantito al despedirse de su mamá, quien falleció en situaciones desconocidas. Se aferra a su cuerpo a través de caricias, como si intentara despertarla del eterno sueño en el que está. Pone sus orejitas en su regazo, buscando su amor. Al percatarse que no se movería, se incorpora moviendo sus orejitas con una expresión en su rostro que lo dice todo. ¿Ahora qué?

Instagram @elephatstv

El suceso ocurre en las orillas de un río. Los restos de la mamífera descansan en la tierra. Al lado está su pequeño, quien no comprende mucho lo que está pasando, pero siente que las cosas ya no serán como antes. Quien fue su pilar fundamental no estará presente desde este minuto. Deberá aprender a sobrevivir en la tierra por sí solo.

Instagram @elephatstv

A pesar de todos sus intentos por revivirla, el pequeño entendió que nada la regresará a la vida. Coloca su cabecita en un costado en la pancita de mamá. Permanece ahí durante un tiempo. Presiente que será la última vez que la sentirá.

Instagram @elephatstv

El lugar de una madre siempre será al lado de su hijo. En este caso, no sabemos cómo terminó su vida. Puede que la naturaleza tomó su curso, o que cazadores inescrupulosos la dieron muerte para lucrar con su cuerpo. Lo que sí tengo certeza es que este pequeño saldrá adelante. Tiene un ángel guardián desde el cielo.

Instagram @elephatstv

El video fue publicado por la cuenta de Instagram @elephatstv. Cuenta con más de 20 mil reproducciones y es uno de los registros más tiernos que he visto en mi vida. Llora conmigo a continuación.

Aprovechar hasta el último minuto que tengamos con nuestras mamás es la lección que aprendí de este elefante. A pesar de que se sentirá solo, nunca lo estará. Ella lo protegerá desde el más allá. Nunca lo abandonará.

Puede interesarte